Encuéntranos en Google+.

12 de diciembre de 2012

NEW YORK CHEESECAKE

TARTA DE QUESO NEOYORKINA. RECETA ORIGINAL.

Tengo muchos recuerdos de mis viajes a la Gran Manzana. Quizá lo que más me impresionó, quitando el impacto que te provoca ver edificios gigantescos, los coches americanos totalmente distintos a los europeos, y dejando aparte cuestiones más profundas, es el olor que se percibe nada más pisar Manhattan. Quien haya estado lo puede corroborar.

Realmente impacta ese aroma grasiento pero que a la vez te abre el apetito, una mezcla de los aromas que desprenden de los hot-dog y pretzels que se venden en puestos ambulantes cada pocas esquinas, los de los famosos sandwiches de pastrami preparados en los Deli Restaurants distribuidos por la toda ciudad, los de las pizzas, hamburguesas y muchos otros productos ofrecidos en los demás establecimientos de restauración.

Mis visitas tuvieron lugar en vísperas de Navidad con toda la ciudad repleta de adornos de esta época, con la pista de patinaje sobre hielo y villancicos típicos en el famoso Rockefeller Center, las calles con sus árboles cuajados de pequeñas bombillas formando perfectamente sus ramificaciones, el edificio de Tiffany´s completamente y literalmente envuelto en papel de regalo y un largo etcétera.

Hoy me centraré en el Carnegie Deli. De este negocio familiar os puedo contar que se trata de una cadena de varios restaurantes repartidos por el país que presume de tener las mejores carnes, curadas y ahumadas en su propia fábrica próxima en New Jersey, con las cuales elaboran unos fantásticos sandwiches (os recomiendo que probéis el de pastrami), además de unos excelentes pepinillos (eso sí, de un tamaño superior a los que nosotros estamos habituados) y, como no, de la mejor tarta de queso de Nueva York.


Carnegie Deli: Desde 1937 a su servicio, diariamente de 6:30am hasta las 4am
No perdáis oportunidad de visitar este fantástico Deli


Cuando estuvimos en este Deli nos sorprendió el tamaño de los sandwiches (tamaño king size como cabía esperar), la facilidad con la que unas "abuelas" sentadas a nuestro lado se hicieron cargo de sus emparedados y el ofrecimiento por parte del establecimiento de llevarnos las sobras a casa para nosotros mismos o para el perro. ¡Ja, ja!, imaginaos la cara que se nos quedó.

En cuanto a la tarta de queso, también tuvimos ocasión de degustarla y nos gustó mucho. A decir verdad, han pasado muchos años y casi ni me acuerdo. Por esa misma razón y porque he visto que en la propia web del establecimiento muestran la receta original para que cualquiera pueda hacerla, como habéis podido comprobar, hoy intentaremos merendar a la neoyorkina y recordar una vez más esos maravillosos viajes por un ratito.

Ingredientes para 4 personas

Para la base de la tarta:

- 1 taza de harina normal
- 1/4 taza de azúcar
- 1 cucharadita de postre con la ralladura de limón
- 1/2 cucharadita de postre con vainilla en polvo
- 1 yema de huevo
- 1/2 taza de mantequilla sin sal, cortada en trocitos

Para el relleno de la tarta:

- 550gr. de crema ligera de queso
- 3/4 taza de azúcar
- 1 y 1/2 cucharada sopera de harina
- 1 y 1/2 cucharada de postre de zumo de limón
- 1 y 1/2 cucharada de postre de vainilla en polvo
- 3 huevos y una yema adicional
- 2 cucharadas soperas de nata espesa

Elaboración

Preparación de la base

Para ello dispondremos la harina, el azúcar, la ralladura de limón, la vainilla en polvo, una yema de huevo y la mantequilla en un bol capaz. Entonces, con nuestras manos, empezamos a mezclar todos los ingredientes y hasta conseguir una masa homogénea y uniforme en forma de bola. Espolvoreamos con poquito de harina, envolvemos en papel de cera y dejamos enfriar en la nevera 1 hora por lo menos.

Untamos con mantequilla y enharinamos la base del molde que vamos a utilizar para la tarta (yo utilizaré uno de 22cms.). Ahora cogemos una porción de la bola que utilizaremos para cubrir la base del molde, previamente amasada y trabajada; calculad que hay que cubrir toda la base dejando un grosor aproximado algo mayor de 0,5 centímetros.

Introducimos en el horno a 175º hasta conseguir que la masa coja un color marrón claro; entonces apagamos el horno y dejamos enfriar. Ahora untamos y enharinamos las paredes del molde para añadir a las mismas el resto de masa previamente amasada y trabajada; cortamos el exceso de masa que sobresalga por los bordes.

Para vuestra información, estos 2 pasos los hice en 1 sólo.

Preparación del relleno

Colocamos la crema de queso en un recipiente y batimos fuertemente hasta conseguir que tenga una textura cremosa y suave. Añadimos 2 cucharadas soperas de azúcar de golpe, removemos y cuando esté bien integrado incorporamos la harina, la vainilla, el zumo de limón, los huevos y yema adicional y la nata espesa. Debemos batir bien todos los ingredientes sin dejar ningún grumo.

Preparación de la Tarta de Queso

Precalentamos el horno entre 250 y 260º. EL horno debe estar muy caliente para ayudar a dar color al pastel. Ahora vertemos el relleno que hemos preparado dentro de la base de la tarta e introducimos en el horno hasta conseguir un color marrón oscuro. Durante este proceso la tarta debería empezar a subir ligeramente. Dejamos enfriar y bajamos el horno a 175º.

Pasados 30 minutos tenemos que volver a introducir la tarta en el horno para terminar su preparación.

Tened en cuenta que la tarta de queso es como un pudding al que solamente hemos añadido huevos para darle consistencia. Por lo tanto, al final nos quedará un poco tambaleante sobre todo por el centro y quedando más firme por los bordes.

Nuestra auténtica tarta de queso estará lista aproximadamente entre 25 y 40 minutos después, dependiendo del horno que tenga cada uno.


Dejamos enfriar en la nevera toda la noche
Ya tenemos lista nuestra Tarta de Queso

Finalmente debemos enfriar la tarta sin sacarla del molde, al menos durante 2 horas, para lo cual lo mejor es dejarla toda la noche en la nevera.

Para conseguir un mejor sabor, debemos servir la tarta a temperatura ambiente, cortando las porciones con un cuchillo algo caliente y mojado, y limpiando la hoja entre porción y porción.


Podemos añadir un poco de mermelada
Si queremos, podemos añadir un poco de mermelada de arándanos


Perfecta para una merienda a la neoyorkina
Vamos a disfrutar de una merienda en condiciones



4 comentarios:

  1. Como te envidio, hemos estado en la gran manzana pero no en vísperas de navidad. Por el trabajo de mi marido creo que lo tenemos muy complicado pero espero poder disfrutar de la navidad neoyorquina algún día.
    Este new york cheese cake está de vicio. Me encanta.
    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
  2. Tus comentarios sobre Nueva York me han traído a la memoria muchísimos buenos recuerdos de esa increíble y maravillosa ciudad.¡Cómo tragan! Por cierto se te ha olvidado decir que en varias películas de Woody Allen sale el Carnegie Deli de Nueva York. Probaré a hacer la tarta, a ver si me sale tan buena como la recuerdo yo. En Madrid no lo hay igual.

    ResponderEliminar
  3. Alfonso la receta me ha gustado y la probaré porque los New York Cheesecake me fascinan, pero la entrada me ha hecho recordar mis estancias en USA y me ha hecho sonreir con la imagne de las abuelitas timplandose el "emparedado" tamaño King Size como no podía ser de otra manera por esos lares. Lo cierto es que allí todo es King Size, desde los coches, hasta lo bocatas,pasando por los cheesecakes.... y hasta en ocasiones los propios americanos. Ahora mismo me tomaba yo un bocata con pan Dely y relleno de pastramy por supuesto de postre tu cheesecake. Bss

    Virginia "sweet and sour"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra haberte hecho sonreir recordando tus estancias en USA. LA verdad que yo quedé impresionado con todo aquello. Tengo ganas de volver y volver a tomarme uno de esos emparedados. Ñam, ñam! Gracias por tu comentario. Bss.

      Eliminar

Sígueme por Email

12 de diciembre de 2012

NEW YORK CHEESECAKE

TARTA DE QUESO NEOYORKINA. RECETA ORIGINAL.

Tengo muchos recuerdos de mis viajes a la Gran Manzana. Quizá lo que más me impresionó, quitando el impacto que te provoca ver edificios gigantescos, los coches americanos totalmente distintos a los europeos, y dejando aparte cuestiones más profundas, es el olor que se percibe nada más pisar Manhattan. Quien haya estado lo puede corroborar.

Realmente impacta ese aroma grasiento pero que a la vez te abre el apetito, una mezcla de los aromas que desprenden de los hot-dog y pretzels que se venden en puestos ambulantes cada pocas esquinas, los de los famosos sandwiches de pastrami preparados en los Deli Restaurants distribuidos por la toda ciudad, los de las pizzas, hamburguesas y muchos otros productos ofrecidos en los demás establecimientos de restauración.

Mis visitas tuvieron lugar en vísperas de Navidad con toda la ciudad repleta de adornos de esta época, con la pista de patinaje sobre hielo y villancicos típicos en el famoso Rockefeller Center, las calles con sus árboles cuajados de pequeñas bombillas formando perfectamente sus ramificaciones, el edificio de Tiffany´s completamente y literalmente envuelto en papel de regalo y un largo etcétera.

Hoy me centraré en el Carnegie Deli. De este negocio familiar os puedo contar que se trata de una cadena de varios restaurantes repartidos por el país que presume de tener las mejores carnes, curadas y ahumadas en su propia fábrica próxima en New Jersey, con las cuales elaboran unos fantásticos sandwiches (os recomiendo que probéis el de pastrami), además de unos excelentes pepinillos (eso sí, de un tamaño superior a los que nosotros estamos habituados) y, como no, de la mejor tarta de queso de Nueva York.


Carnegie Deli: Desde 1937 a su servicio, diariamente de 6:30am hasta las 4am
No perdáis oportunidad de visitar este fantástico Deli


Cuando estuvimos en este Deli nos sorprendió el tamaño de los sandwiches (tamaño king size como cabía esperar), la facilidad con la que unas "abuelas" sentadas a nuestro lado se hicieron cargo de sus emparedados y el ofrecimiento por parte del establecimiento de llevarnos las sobras a casa para nosotros mismos o para el perro. ¡Ja, ja!, imaginaos la cara que se nos quedó.

En cuanto a la tarta de queso, también tuvimos ocasión de degustarla y nos gustó mucho. A decir verdad, han pasado muchos años y casi ni me acuerdo. Por esa misma razón y porque he visto que en la propia web del establecimiento muestran la receta original para que cualquiera pueda hacerla, como habéis podido comprobar, hoy intentaremos merendar a la neoyorkina y recordar una vez más esos maravillosos viajes por un ratito.

Ingredientes para 4 personas

Para la base de la tarta:

- 1 taza de harina normal
- 1/4 taza de azúcar
- 1 cucharadita de postre con la ralladura de limón
- 1/2 cucharadita de postre con vainilla en polvo
- 1 yema de huevo
- 1/2 taza de mantequilla sin sal, cortada en trocitos

Para el relleno de la tarta:

- 550gr. de crema ligera de queso
- 3/4 taza de azúcar
- 1 y 1/2 cucharada sopera de harina
- 1 y 1/2 cucharada de postre de zumo de limón
- 1 y 1/2 cucharada de postre de vainilla en polvo
- 3 huevos y una yema adicional
- 2 cucharadas soperas de nata espesa

Elaboración

Preparación de la base

Para ello dispondremos la harina, el azúcar, la ralladura de limón, la vainilla en polvo, una yema de huevo y la mantequilla en un bol capaz. Entonces, con nuestras manos, empezamos a mezclar todos los ingredientes y hasta conseguir una masa homogénea y uniforme en forma de bola. Espolvoreamos con poquito de harina, envolvemos en papel de cera y dejamos enfriar en la nevera 1 hora por lo menos.

Untamos con mantequilla y enharinamos la base del molde que vamos a utilizar para la tarta (yo utilizaré uno de 22cms.). Ahora cogemos una porción de la bola que utilizaremos para cubrir la base del molde, previamente amasada y trabajada; calculad que hay que cubrir toda la base dejando un grosor aproximado algo mayor de 0,5 centímetros.

Introducimos en el horno a 175º hasta conseguir que la masa coja un color marrón claro; entonces apagamos el horno y dejamos enfriar. Ahora untamos y enharinamos las paredes del molde para añadir a las mismas el resto de masa previamente amasada y trabajada; cortamos el exceso de masa que sobresalga por los bordes.

Para vuestra información, estos 2 pasos los hice en 1 sólo.

Preparación del relleno

Colocamos la crema de queso en un recipiente y batimos fuertemente hasta conseguir que tenga una textura cremosa y suave. Añadimos 2 cucharadas soperas de azúcar de golpe, removemos y cuando esté bien integrado incorporamos la harina, la vainilla, el zumo de limón, los huevos y yema adicional y la nata espesa. Debemos batir bien todos los ingredientes sin dejar ningún grumo.

Preparación de la Tarta de Queso

Precalentamos el horno entre 250 y 260º. EL horno debe estar muy caliente para ayudar a dar color al pastel. Ahora vertemos el relleno que hemos preparado dentro de la base de la tarta e introducimos en el horno hasta conseguir un color marrón oscuro. Durante este proceso la tarta debería empezar a subir ligeramente. Dejamos enfriar y bajamos el horno a 175º.

Pasados 30 minutos tenemos que volver a introducir la tarta en el horno para terminar su preparación.

Tened en cuenta que la tarta de queso es como un pudding al que solamente hemos añadido huevos para darle consistencia. Por lo tanto, al final nos quedará un poco tambaleante sobre todo por el centro y quedando más firme por los bordes.

Nuestra auténtica tarta de queso estará lista aproximadamente entre 25 y 40 minutos después, dependiendo del horno que tenga cada uno.


Dejamos enfriar en la nevera toda la noche
Ya tenemos lista nuestra Tarta de Queso

Finalmente debemos enfriar la tarta sin sacarla del molde, al menos durante 2 horas, para lo cual lo mejor es dejarla toda la noche en la nevera.

Para conseguir un mejor sabor, debemos servir la tarta a temperatura ambiente, cortando las porciones con un cuchillo algo caliente y mojado, y limpiando la hoja entre porción y porción.


Podemos añadir un poco de mermelada
Si queremos, podemos añadir un poco de mermelada de arándanos


Perfecta para una merienda a la neoyorkina
Vamos a disfrutar de una merienda en condiciones



4 comentarios:

  1. Como te envidio, hemos estado en la gran manzana pero no en vísperas de navidad. Por el trabajo de mi marido creo que lo tenemos muy complicado pero espero poder disfrutar de la navidad neoyorquina algún día.
    Este new york cheese cake está de vicio. Me encanta.
    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
  2. Tus comentarios sobre Nueva York me han traído a la memoria muchísimos buenos recuerdos de esa increíble y maravillosa ciudad.¡Cómo tragan! Por cierto se te ha olvidado decir que en varias películas de Woody Allen sale el Carnegie Deli de Nueva York. Probaré a hacer la tarta, a ver si me sale tan buena como la recuerdo yo. En Madrid no lo hay igual.

    ResponderEliminar
  3. Alfonso la receta me ha gustado y la probaré porque los New York Cheesecake me fascinan, pero la entrada me ha hecho recordar mis estancias en USA y me ha hecho sonreir con la imagne de las abuelitas timplandose el "emparedado" tamaño King Size como no podía ser de otra manera por esos lares. Lo cierto es que allí todo es King Size, desde los coches, hasta lo bocatas,pasando por los cheesecakes.... y hasta en ocasiones los propios americanos. Ahora mismo me tomaba yo un bocata con pan Dely y relleno de pastramy por supuesto de postre tu cheesecake. Bss

    Virginia "sweet and sour"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra haberte hecho sonreir recordando tus estancias en USA. LA verdad que yo quedé impresionado con todo aquello. Tengo ganas de volver y volver a tomarme uno de esos emparedados. Ñam, ñam! Gracias por tu comentario. Bss.

      Eliminar

Google+ Directo