Encuéntranos en Google+.

27 de enero de 2013

ARROZ CON LECHE CREMOSO

El arroz con leche es uno de mis postres preferidos desde siempre.

Ya era hora de preparar un postre de toda la vida, una receta tradicional y delicada en su ejecución y fantástica cuando la degustamos.

Disponía de 4 recetas distintas en casa: la familiar, otras dos incluidas en libros de cocina asturiana y otra más de otro libro de cocina tradicional. Pues bien, como era de esperar todas eran muy similares y algún mínimo detalle distinguía unas de otras.

No obstante, no me quedé satisfecho del todo y proseguí la búsqueda del toque de distinción para la receta definitiva. Quería saber qué se decía en Internet de este postre, que trucos y secretos esconde el arroz con leche asturiano, el de verdad.

Lo cierto es que, una vez estuve ojeando unos minutos, enseguida me quedé con dos recetas que son las que más me convencieron (en cuanto a su origen). Una es la que nos presenta Recetas de Rechupete y la otra Es Pan Comido.

Ahora veréis cómo hice este arroz con leche al estilo asturiano, un placer para los amantes de los postres caseros tradicionales.


Exquisito postre tradicional casero


Ingredientes para 6 personas

- 200gr. arroz de grano corto
- 1 litro y 1/2 de leche de vaca
- 100ml. nata para cocinar
- La corteza de 1 limón
- 1 rama de canela
- Canela en polvo
- 1 cucharadita rasa de anís en grano
- 6+6 cucharadas colmadas de azúcar

Elaboración

Antes de ponernos nerviosos, tomad un cazo en que vertemos la leche y llevamos a ebullición.

Lo primero que debemos saber es que este postre se preparaba con leche de vaca recién ordeñada, con toda su nata y todo su sabor; ya sabemos que actualmente esto no es fácil de conseguir aunque sí tenemos la oportunidad de poder comprarla fresca. Como doy por hecho que el que se toma este postre le gusta el sabor de la leche, habría que intentar utilizarla para obtener el mejor de los resultados posibles (tristemente os digo que yo no la tenía y tuve que hacerla con la que comúnmente adquirimos en el super).

Ahora haremos lo que se llama infusionar la leche. Una vez se ponga a hervir, apartamos del fuego e incorporamos la corteza de limón (cuanto menos blanco tenga mejor porque puede amargar demasiado), una rama de canela bien grande y el anís. Dejamos unos 5 minutos para que se produzca la transferencia de aromas y sabores.

Infusionamos la leche


Parece ser que mucha gente echaba un chorrito de anís al final del proceso, lo que confería al postre de un sabor muy particular. Como no disponía en casa de ninguna botella de licor de anís, he creído que sería buena idea jugar con su sabor añadiéndolo en este momento.

Seguimos, ahora con la preparación del arroz.

En la cazuela donde vayamos a elaborar el postre, incorporamos el arroz con una pizca de sal y cubrimos con el agua justa. Llevamos a ebullición y dejamos que el agua se evapore por completo a fuego lento.


Hervimos el arroz con el agua justa


El sazonado del arroz es un punto importante. Así mismo, no lo enfriaremos bajo el agua ni quitaremos el almidón. Se dice que el proceso previo de cocción del arroz en agua, ahorra en torno a una media hora en el tiempo total que necesitaríamos para hervirlo en leche.

Con estas premisas y con todo el agua evaporada al cabo de unos 7 minutos, incorporamos el primer 1/2 litro de leche infusionada utilizando un colador (para evitar que los granos de anís caigan dentro de la cazuela) y removemos con suavidad, manteniendo el fuego muy lento. Si veis que necesita más hidratación, hay que darla estando muy pendientes sobre todo en el fondo de la cazuela para que nunca llegue el arroz a agarrarse.


Comenzamos a añadir leche y a remover


Repetiremos el proceso de añadir cuartos de leche hasta completar toda la cantidad indicada. Observaréis durante todo el proceso cómo el arroz irá cambiando su textura, así como la leche, volviéndose muy cremosa.

Por último, si no hemos utilizado la leche de vaca auténtica, añadiremos la nata (yo utilicé nata espesa) que es otro de los secretos del arroz con leche. Removemos un poco más y esperamos a obtener el punto deseado; un arroz muy cremoso, con el grano entero pero que cuando se introduce en la boca se deshace con bastante facilidad. Para ello, yo lo tuve 1 hora en el fuego.


Debemos buscar un punto extremo de cremosidad


Otra de los aspectos importantes para tener éxito es que las primeras 6 cucharadas de azúcar se añaden ahora, al final, mezclando todo muy bien. Tened en cuenta que debe haber suficiente líquido para absorber el azúcar y que el arroz todavía tardará unos 10 minutos en dejar de hidratarse desde que lo apartemos del fuego.

Sobre todo, no dejéis el arroz seco o con poca leche ya que nos fastidiaría la receta después de haber puesto todo nuestro empeño.


Esta es la textura deseada


Dejamos enfriar, servimos en recipientes individuales y espolvoreamos con canela al gusto.


Servimos y espolvoreamos canela por encima


Ya sólo nos queda hacer la costra de caramelo, para lo cual ponemos las 6 cucharadas de azúcar restantes en un cazo a fuego lento y esperamos a que se forme el caramelo.

Vertimos y solidificamos con un soplete. Como yo no dispongo de este utensilio, simplemente lo dejé tal cual.


Ahora preparamos la costra de caramelo


Fabuloso y exquisito, no se puede decir más.



15 comentarios:

  1. Me tomaba una cazuelita y seguro que repetía. Qué cremoso. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaba delicioso Clara :-P. Muchas gracias y un beso!

      Eliminar
  2. Una idea genial la de añadir nata para dar suntuosidad. Aplicaré el truco sin falta. Qué Pinta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También se puede añadir mantequilla si lo prefieres. El caso es darle ese punto cremosito... Gracias!

      Eliminar
  3. Hola que rico se ve, sabes que nunca lo probe con caramelo (costra) en Uruguay se le pone por arriba merengue y canela. Pero me parece fantastico lo voy a probar, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Adriana. Como cuento en el post yo no pude endurecer el caramelo porque carezco de soplete, pero por lo menos si que conseguí el efecto del saborcito del azúcar hecho caramelo. Lo del merengue ya son palabras mayores, eso si que es para golosos de verdad! Un abrazo.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Gracias a tí. Pruébalo que seguro te gustará!

      Eliminar
  5. Uff que pinta tienen esas cazuelitas!! Se ve que están riquísimas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te gusten Lianxo! Ojala hubiera sobrada para ofreceros un poquito. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Hola Alfonso, tienes una nueva seguidora en tu blog. He entrado por casualidad y aquí me quedo, me encantan tus recetas.
    Este arroz con leche me lo llevo para el postre.
    Un saludo y..........te espero en mi blog si gustas visitarlo.

    ResponderEliminar
  7. Hola a todos soy asturiana y me parace que 200 g de arroz es mucho, prueba con un pocillo de arroz y 3-4 litros de leche y mucha paciencia para revolver minimo 3 h y sin dejar de revolver cuando añades el azúcar y el anis dulce a ultima hora para que no se te pegue, veras la diferencia de cremosidad, el arroz apenas lo notas. Yo utilizo mantequilla y no nata .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, muchas gracias por el consejo. No dudes que probaré a hacerlo así la próxima vez a ver qué tal e intentaré sacar tiempo para poder estar removiendo esas 3 horas. Lo de la mantequilla lo sabía aunque nunca lo he aplicado, pero igualmente estoy deseando hacerlo. Saludos!

      Eliminar

Sígueme por Email

27 de enero de 2013

ARROZ CON LECHE CREMOSO

El arroz con leche es uno de mis postres preferidos desde siempre.

Ya era hora de preparar un postre de toda la vida, una receta tradicional y delicada en su ejecución y fantástica cuando la degustamos.

Disponía de 4 recetas distintas en casa: la familiar, otras dos incluidas en libros de cocina asturiana y otra más de otro libro de cocina tradicional. Pues bien, como era de esperar todas eran muy similares y algún mínimo detalle distinguía unas de otras.

No obstante, no me quedé satisfecho del todo y proseguí la búsqueda del toque de distinción para la receta definitiva. Quería saber qué se decía en Internet de este postre, que trucos y secretos esconde el arroz con leche asturiano, el de verdad.

Lo cierto es que, una vez estuve ojeando unos minutos, enseguida me quedé con dos recetas que son las que más me convencieron (en cuanto a su origen). Una es la que nos presenta Recetas de Rechupete y la otra Es Pan Comido.

Ahora veréis cómo hice este arroz con leche al estilo asturiano, un placer para los amantes de los postres caseros tradicionales.


Exquisito postre tradicional casero


Ingredientes para 6 personas

- 200gr. arroz de grano corto
- 1 litro y 1/2 de leche de vaca
- 100ml. nata para cocinar
- La corteza de 1 limón
- 1 rama de canela
- Canela en polvo
- 1 cucharadita rasa de anís en grano
- 6+6 cucharadas colmadas de azúcar

Elaboración

Antes de ponernos nerviosos, tomad un cazo en que vertemos la leche y llevamos a ebullición.

Lo primero que debemos saber es que este postre se preparaba con leche de vaca recién ordeñada, con toda su nata y todo su sabor; ya sabemos que actualmente esto no es fácil de conseguir aunque sí tenemos la oportunidad de poder comprarla fresca. Como doy por hecho que el que se toma este postre le gusta el sabor de la leche, habría que intentar utilizarla para obtener el mejor de los resultados posibles (tristemente os digo que yo no la tenía y tuve que hacerla con la que comúnmente adquirimos en el super).

Ahora haremos lo que se llama infusionar la leche. Una vez se ponga a hervir, apartamos del fuego e incorporamos la corteza de limón (cuanto menos blanco tenga mejor porque puede amargar demasiado), una rama de canela bien grande y el anís. Dejamos unos 5 minutos para que se produzca la transferencia de aromas y sabores.

Infusionamos la leche


Parece ser que mucha gente echaba un chorrito de anís al final del proceso, lo que confería al postre de un sabor muy particular. Como no disponía en casa de ninguna botella de licor de anís, he creído que sería buena idea jugar con su sabor añadiéndolo en este momento.

Seguimos, ahora con la preparación del arroz.

En la cazuela donde vayamos a elaborar el postre, incorporamos el arroz con una pizca de sal y cubrimos con el agua justa. Llevamos a ebullición y dejamos que el agua se evapore por completo a fuego lento.


Hervimos el arroz con el agua justa


El sazonado del arroz es un punto importante. Así mismo, no lo enfriaremos bajo el agua ni quitaremos el almidón. Se dice que el proceso previo de cocción del arroz en agua, ahorra en torno a una media hora en el tiempo total que necesitaríamos para hervirlo en leche.

Con estas premisas y con todo el agua evaporada al cabo de unos 7 minutos, incorporamos el primer 1/2 litro de leche infusionada utilizando un colador (para evitar que los granos de anís caigan dentro de la cazuela) y removemos con suavidad, manteniendo el fuego muy lento. Si veis que necesita más hidratación, hay que darla estando muy pendientes sobre todo en el fondo de la cazuela para que nunca llegue el arroz a agarrarse.


Comenzamos a añadir leche y a remover


Repetiremos el proceso de añadir cuartos de leche hasta completar toda la cantidad indicada. Observaréis durante todo el proceso cómo el arroz irá cambiando su textura, así como la leche, volviéndose muy cremosa.

Por último, si no hemos utilizado la leche de vaca auténtica, añadiremos la nata (yo utilicé nata espesa) que es otro de los secretos del arroz con leche. Removemos un poco más y esperamos a obtener el punto deseado; un arroz muy cremoso, con el grano entero pero que cuando se introduce en la boca se deshace con bastante facilidad. Para ello, yo lo tuve 1 hora en el fuego.


Debemos buscar un punto extremo de cremosidad


Otra de los aspectos importantes para tener éxito es que las primeras 6 cucharadas de azúcar se añaden ahora, al final, mezclando todo muy bien. Tened en cuenta que debe haber suficiente líquido para absorber el azúcar y que el arroz todavía tardará unos 10 minutos en dejar de hidratarse desde que lo apartemos del fuego.

Sobre todo, no dejéis el arroz seco o con poca leche ya que nos fastidiaría la receta después de haber puesto todo nuestro empeño.


Esta es la textura deseada


Dejamos enfriar, servimos en recipientes individuales y espolvoreamos con canela al gusto.


Servimos y espolvoreamos canela por encima


Ya sólo nos queda hacer la costra de caramelo, para lo cual ponemos las 6 cucharadas de azúcar restantes en un cazo a fuego lento y esperamos a que se forme el caramelo.

Vertimos y solidificamos con un soplete. Como yo no dispongo de este utensilio, simplemente lo dejé tal cual.


Ahora preparamos la costra de caramelo


Fabuloso y exquisito, no se puede decir más.



15 comentarios:

  1. Me tomaba una cazuelita y seguro que repetía. Qué cremoso. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaba delicioso Clara :-P. Muchas gracias y un beso!

      Eliminar
  2. Una idea genial la de añadir nata para dar suntuosidad. Aplicaré el truco sin falta. Qué Pinta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También se puede añadir mantequilla si lo prefieres. El caso es darle ese punto cremosito... Gracias!

      Eliminar
  3. Hola que rico se ve, sabes que nunca lo probe con caramelo (costra) en Uruguay se le pone por arriba merengue y canela. Pero me parece fantastico lo voy a probar, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Adriana. Como cuento en el post yo no pude endurecer el caramelo porque carezco de soplete, pero por lo menos si que conseguí el efecto del saborcito del azúcar hecho caramelo. Lo del merengue ya son palabras mayores, eso si que es para golosos de verdad! Un abrazo.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Gracias a tí. Pruébalo que seguro te gustará!

      Eliminar
  5. Uff que pinta tienen esas cazuelitas!! Se ve que están riquísimas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te gusten Lianxo! Ojala hubiera sobrada para ofreceros un poquito. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Hola Alfonso, tienes una nueva seguidora en tu blog. He entrado por casualidad y aquí me quedo, me encantan tus recetas.
    Este arroz con leche me lo llevo para el postre.
    Un saludo y..........te espero en mi blog si gustas visitarlo.

    ResponderEliminar
  7. Hola a todos soy asturiana y me parace que 200 g de arroz es mucho, prueba con un pocillo de arroz y 3-4 litros de leche y mucha paciencia para revolver minimo 3 h y sin dejar de revolver cuando añades el azúcar y el anis dulce a ultima hora para que no se te pegue, veras la diferencia de cremosidad, el arroz apenas lo notas. Yo utilizo mantequilla y no nata .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, muchas gracias por el consejo. No dudes que probaré a hacerlo así la próxima vez a ver qué tal e intentaré sacar tiempo para poder estar removiendo esas 3 horas. Lo de la mantequilla lo sabía aunque nunca lo he aplicado, pero igualmente estoy deseando hacerlo. Saludos!

      Eliminar

Google+ Directo