Encuéntranos en Google+.

20 de enero de 2013

LENTEJAS ESTOFADAS A MI MANERA

LENTEJAS "LIGHT"

El viernes podíamos leer en Directo al Paladar la pregunta de la semana, de la mano de Pamela Rodríguez y autora de Uno de Dos, en relación al consumo de legumbres. Se planteaba la cuestión si la gente toma más durante el invierno por aquello del frío, para calentarnos el cuerpo y saciarnos más.

En mi familia hemos tomado legumbres en cualquier época del año hiciera frío o calor, en forma de potaje,  en ensaladas o salteadas como acompañamiento de un plato principal. Lo cierto es que gracias a su versatilidad, las legumbres dan mucho juego y apetece tomarlas en muchas ocasiones.

Mis abuelas hacían las lentejas estofadas de formas distintas (ambas increíbles, ¡qué iba a decir yo!) y, en casa, mi padre hacía una especie de mix entre las dos. Bueno, pues hoy os mostraré mi receta de lentejas ligeras que no os dejará indiferentes ya que el único aporte de grasa viene de la mano del aceite de oliva virgen. No veréis ni chorizo, morcilla o panceta, únicamente un hueso de jamón ibérico con una puntita de carne.

Si queréis hacer lentejas de una manera sencilla y tener una digestión decente después de degustarlas, sin tener que acordaros de ellas al caer la noche, esta es vuestra receta.

A mi manera es una vuelta de tuerca más y surgió de forma espontánea con el tiempo. Que si quito, que si pongo, que si olvido esto y lo pongo en otro orden...

Estas son las lentejas a mi manera, como las tomamos hoy en casa.

Ingredientes para 4 personas

- 300 grs. lentejas
- 1 cebolla
- 1 cabeza de ajos y 2 dientes más
- 1 pimiento verde de los pequeños
- 1 tomate maduro y grande
- 1 hueso de jamón ibérico
- 3 o 4 ramas de perejil
- 1 rebanada de pan
- 1 cucharada rasa de pimentón dulce
- Aceite de oliva virgen, sal y pimienta negra

Elaboración

Lo primero que haremos será lavar la cebolla y quitarle la primera capa. Luego lavamos el pimiento, lo cortamos por la mitad y le quitamos las pipas que tenga bajo un chorro de agua con ayuda de las manos. Además, lavamos el tomate y lo pelamos.

En una cacerola grande vamos incorporando las lentejas limpias sin remojar previamente, la cebolla, la cabeza de ajos, el pimiento, el tomate, el hueso de jamón y el perejil.


Ponemos los ingredientes en la cacerola


Añadimos agua fría hasta duplicar el volumen, el pimentón, un buen chorro de aceite y un buen pellizco de sal.

Calentamos a fuego lento y dejamos estofar despacito entre 1 hora y media y tres cuartos, cuando las lentejas ya deberían estar hechas.


Añadimos el aceite de oliva y agua hasta duplicar el volumen


Durante este tiempo vigilamos por si tenemos que hacer alguna modificación.

Ahora prepararemos un majado que dará un sabor increíble a las lentejas. Para ello, pondremos una sartén con un chorrito de aceite a calentar e incorporaremos 2 dientes de ajo pelados (yo he utilizado 1 diente grande) y una buena rebanada de pan.

Cuando tengamos el pan y ajo dorados añadimos a un mortero con el que preparamos un majado, al que no olvidaremos de echar una pizca de sal y unos granos de pimienta negra. Desleemos con un poco del caldo del estofado.




Incorporamos nuestro majado al estofado y dejamos 10 o 15 minutos más.



4 comentarios:

  1. Hola, me ha gustado mucho tu receta, no hace mucho que quería prepararlas diferentes, así es que tomo nota.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes cuanto me alegro Pamela! Pruébalas y me cuentas. Un saludo.

      Eliminar
  2. Desde luego tiene muy buena pinta. El majado debe darle consistencia al plato.La probaré muy pronto. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Astérix! Es una receta para los amantes del ajo, eso sí...

      Eliminar

Sígueme por Email

20 de enero de 2013

LENTEJAS ESTOFADAS A MI MANERA

LENTEJAS "LIGHT"

El viernes podíamos leer en Directo al Paladar la pregunta de la semana, de la mano de Pamela Rodríguez y autora de Uno de Dos, en relación al consumo de legumbres. Se planteaba la cuestión si la gente toma más durante el invierno por aquello del frío, para calentarnos el cuerpo y saciarnos más.

En mi familia hemos tomado legumbres en cualquier época del año hiciera frío o calor, en forma de potaje,  en ensaladas o salteadas como acompañamiento de un plato principal. Lo cierto es que gracias a su versatilidad, las legumbres dan mucho juego y apetece tomarlas en muchas ocasiones.

Mis abuelas hacían las lentejas estofadas de formas distintas (ambas increíbles, ¡qué iba a decir yo!) y, en casa, mi padre hacía una especie de mix entre las dos. Bueno, pues hoy os mostraré mi receta de lentejas ligeras que no os dejará indiferentes ya que el único aporte de grasa viene de la mano del aceite de oliva virgen. No veréis ni chorizo, morcilla o panceta, únicamente un hueso de jamón ibérico con una puntita de carne.

Si queréis hacer lentejas de una manera sencilla y tener una digestión decente después de degustarlas, sin tener que acordaros de ellas al caer la noche, esta es vuestra receta.

A mi manera es una vuelta de tuerca más y surgió de forma espontánea con el tiempo. Que si quito, que si pongo, que si olvido esto y lo pongo en otro orden...

Estas son las lentejas a mi manera, como las tomamos hoy en casa.

Ingredientes para 4 personas

- 300 grs. lentejas
- 1 cebolla
- 1 cabeza de ajos y 2 dientes más
- 1 pimiento verde de los pequeños
- 1 tomate maduro y grande
- 1 hueso de jamón ibérico
- 3 o 4 ramas de perejil
- 1 rebanada de pan
- 1 cucharada rasa de pimentón dulce
- Aceite de oliva virgen, sal y pimienta negra

Elaboración

Lo primero que haremos será lavar la cebolla y quitarle la primera capa. Luego lavamos el pimiento, lo cortamos por la mitad y le quitamos las pipas que tenga bajo un chorro de agua con ayuda de las manos. Además, lavamos el tomate y lo pelamos.

En una cacerola grande vamos incorporando las lentejas limpias sin remojar previamente, la cebolla, la cabeza de ajos, el pimiento, el tomate, el hueso de jamón y el perejil.


Ponemos los ingredientes en la cacerola


Añadimos agua fría hasta duplicar el volumen, el pimentón, un buen chorro de aceite y un buen pellizco de sal.

Calentamos a fuego lento y dejamos estofar despacito entre 1 hora y media y tres cuartos, cuando las lentejas ya deberían estar hechas.


Añadimos el aceite de oliva y agua hasta duplicar el volumen


Durante este tiempo vigilamos por si tenemos que hacer alguna modificación.

Ahora prepararemos un majado que dará un sabor increíble a las lentejas. Para ello, pondremos una sartén con un chorrito de aceite a calentar e incorporaremos 2 dientes de ajo pelados (yo he utilizado 1 diente grande) y una buena rebanada de pan.

Cuando tengamos el pan y ajo dorados añadimos a un mortero con el que preparamos un majado, al que no olvidaremos de echar una pizca de sal y unos granos de pimienta negra. Desleemos con un poco del caldo del estofado.




Incorporamos nuestro majado al estofado y dejamos 10 o 15 minutos más.



4 comentarios:

  1. Hola, me ha gustado mucho tu receta, no hace mucho que quería prepararlas diferentes, así es que tomo nota.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes cuanto me alegro Pamela! Pruébalas y me cuentas. Un saludo.

      Eliminar
  2. Desde luego tiene muy buena pinta. El majado debe darle consistencia al plato.La probaré muy pronto. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Astérix! Es una receta para los amantes del ajo, eso sí...

      Eliminar

Google+ Directo