Encuéntranos en Google+.

27 de enero de 2013

ARROZ CON LECHE CREMOSO

El arroz con leche es uno de mis postres preferidos desde siempre.

Ya era hora de preparar un postre de toda la vida, una receta tradicional y delicada en su ejecución y fantástica cuando la degustamos.

20 de enero de 2013

LENTEJAS ESTOFADAS A MI MANERA

LENTEJAS "LIGHT"

El viernes podíamos leer en Directo al Paladar la pregunta de la semana, de la mano de Pamela Rodríguez y autora de Uno de Dos, en relación al consumo de legumbres. Se planteaba la cuestión si la gente toma más durante el invierno por aquello del frío, para calentarnos el cuerpo y saciarnos más.

En mi familia hemos tomado legumbres en cualquier época del año hiciera frío o calor, en forma de potaje,  en ensaladas o salteadas como acompañamiento de un plato principal. Lo cierto es que gracias a su versatilidad, las legumbres dan mucho juego y apetece tomarlas en muchas ocasiones.

Mis abuelas hacían las lentejas estofadas de formas distintas (ambas increíbles, ¡qué iba a decir yo!) y, en casa, mi padre hacía una especie de mix entre las dos. Bueno, pues hoy os mostraré mi receta de lentejas ligeras que no os dejará indiferentes ya que el único aporte de grasa viene de la mano del aceite de oliva virgen. No veréis ni chorizo, morcilla o panceta, únicamente un hueso de jamón ibérico con una puntita de carne.

Si queréis hacer lentejas de una manera sencilla y tener una digestión decente después de degustarlas, sin tener que acordaros de ellas al caer la noche, esta es vuestra receta.

A mi manera es una vuelta de tuerca más y surgió de forma espontánea con el tiempo. Que si quito, que si pongo, que si olvido esto y lo pongo en otro orden...

Estas son las lentejas a mi manera, como las tomamos hoy en casa.

Ingredientes para 4 personas

- 300 grs. lentejas
- 1 cebolla
- 1 cabeza de ajos y 2 dientes más
- 1 pimiento verde de los pequeños
- 1 tomate maduro y grande
- 1 hueso de jamón ibérico
- 3 o 4 ramas de perejil
- 1 rebanada de pan
- 1 cucharada rasa de pimentón dulce
- Aceite de oliva virgen, sal y pimienta negra

Elaboración

Lo primero que haremos será lavar la cebolla y quitarle la primera capa. Luego lavamos el pimiento, lo cortamos por la mitad y le quitamos las pipas que tenga bajo un chorro de agua con ayuda de las manos. Además, lavamos el tomate y lo pelamos.

En una cacerola grande vamos incorporando las lentejas limpias sin remojar previamente, la cebolla, la cabeza de ajos, el pimiento, el tomate, el hueso de jamón y el perejil.


Ponemos los ingredientes en la cacerola


Añadimos agua fría hasta duplicar el volumen, el pimentón, un buen chorro de aceite y un buen pellizco de sal.

Calentamos a fuego lento y dejamos estofar despacito entre 1 hora y media y tres cuartos, cuando las lentejas ya deberían estar hechas.


Añadimos el aceite de oliva y agua hasta duplicar el volumen


Durante este tiempo vigilamos por si tenemos que hacer alguna modificación.

Ahora prepararemos un majado que dará un sabor increíble a las lentejas. Para ello, pondremos una sartén con un chorrito de aceite a calentar e incorporaremos 2 dientes de ajo pelados (yo he utilizado 1 diente grande) y una buena rebanada de pan.

Cuando tengamos el pan y ajo dorados añadimos a un mortero con el que preparamos un majado, al que no olvidaremos de echar una pizca de sal y unos granos de pimienta negra. Desleemos con un poco del caldo del estofado.




Incorporamos nuestro majado al estofado y dejamos 10 o 15 minutos más.



17 de enero de 2013

QUESOS DE LA SIERRA DE CÁDIZ

¿LOS MEJORES QUESOS DE EUROPA?

Los quesos de los que hoy os hablo han sido galardonados en la WORLD CHEESE AWARDS en varias ocasiones. Varios de ellos han obtenido primeros y segundos puestos durante varios años, dejando de manifiesto su alta calidad.

Acabamos de pasar las Navidades, época de reuniones familiares, con compañeros de trabajo y con amigos donde cada uno intenta darlo todo.

Quizá hubiera sido más acertado informaros antes, cuando las mejores chacinas y embutidos, quesos, patés, dulces típicos navideños y un largo etcétera tienen su máximo explendor y cada uno de nosotros intentamos disfrutar de algunos de ellos y, por supuesto, ofrecerlo a nuestras queridas visitas.

La verdad, ha sido imposible. Pero no os preocupéis porque lo que hoy quiero mostraros no es exclusivo de estas fechas si no que podemos disfrutar de ello durante todo el año.

Así pues, hoy os hablaré de unos quesos que en ocasiones he disfrutado en casa y que son producidos en la Sierra de Grazalema, extendiéndose su producción hasta la Sierra de Ronda y otros municipios colindantes.

En las webs Quesos Artesanos El Bosqueño o Asociación de Criadores de Raza Caprina Payoya tenéis información completa acerca de los productos que podemos encontrar tanto de la cabra payoya  o montejaqueña como de la oveja grazalemeña así como de otros muchos aspectos interesantes de estas razas.

Hoy os mostraré las dos últimas variedades de quesos que he adquirido y que nos ofrece tan maravilloso enclave gaditano.

Queso de cabra semicurado graso

Es un queso elaborado con leche de cabra payoya, raza autóctona de la sierra grazalemeña, de color blanco y textura firme y cremosa con un sabor suave al paladar.

En mi opinión es un queso excelente que no debéis dejar de probar si os gusta el sabor de la leche de cabra.

Queso de oveja curado graso emborrado con salvado de trigo

Este queso es elaborado con leche de oveja grazalemeña, con un color amarillento (será más oscuro cuanta mayor curación tenga) de textura suave y sabor intenso (se incrementa su sabor afrutado cuanta mayor curación tiene).

Por cierto, ¿sabéis en qué consiste el emborrado de un queso?

Seguro que los productores os lo podrán explicar mejor que yo, o por lo menos con más profesionalidad.

El emborrado no es más que una técnica que aplica distintas hierbas aromáticas, especias y otros productos aptos para el consumo con la finalidad de transferir su aroma y esencia al producto elegido, confiriéndole un punto de sabor muy sutil y a la vez algo diferente, lo que en definitiva se ha convertido en una ventaja de diferenciación frente a la competencia entre dichos productores dándoles, a su vez, la posibilidad de ampliar su oferta en el mercado.

Desde mi punto de vista muchos de estos emborrados quedan realmente deliciosos, pudiendo encontrar una amplia gama en el mercado como los aplicados con romero, salvado, pimentón, manteca de cerdo, etcétera.

Si sois queseros pero nunca habéis tenido la ocasión de degustar un queso emborrado, os animo a hacerlo. Es una buena forma de aprender, de ampliar nuestra cultura gastronómica e instruir y educar nuestro paladar con el fin de ampliar nuestras miras.




Cortad unos taquitos de estos quesos que hoy he presentado y degustarlos junto a unos excelentes picos de aceite y un buen vino.



Solos o acompañados...

12 de enero de 2013

ALCACHOFAS TOSCANA

Hace algún tiempo leí que Ivana, del blog My Little Things, preguntaba acerca la preparación de las alcachofas italianas después de haber realizado un viaje por Italia.

Enseguida me vino a la cabeza una fantástica receta que me hizo saber mi madre, hace algunos años cuando estuvo unos días en Florencia. Así que le facilité la receta que hoy os presento: una ensalada de alcachofas deliciosa, ligera y con una mezcla de sabores muy especial.

Como ya sabéis la alcachofa es de los más importantes diuréticos naturales que existen, facilitando la eliminación de toxinas de nuestro organismo. Además mejora la secreción biliar ayudando a nuestro hígado a trabajar mejor, ayuda a la pérdida de peso por lo que es indicada en numerosas dietas, y además reduce el colesterol.

Alcachofas recién traídas del mercado


Ingredientes para 4 personas

- 8 alcachofas
- 1 limón
- Queso Parmesano
- Aceite de oliva virgen
- Sal y pimienta

Elaboración

Lo primero que haremos será quitar las primeras hojas de las alcachofas hasta dejar únicamente las más tiernas. Lavamos y escurrimos.

Cortamos el tallo por la base y lo desechamos. Luego quitamos las puntas (hasta casi la mitad de las alcachofas).

Tened en cuenta que cuando las compréis, deben estar lo más frescas y tiernas posibles pues esta receta requiere que el producto tenga una calidad superior puesto que su desgustación es en crudo..

Ahora laminamos las alcachofas a lo largo (no a lo ancho), es decir longitudinalmente desde arriba hasta la base, lo más fino que podamos y las vamos colocando en una fuente.

El truco para evitar la oxidación de la alcachofa es que cuando las tengamos dispuestas le echemos un chorreón de zumo de limón  y así no se nos pondrán negruzcas.

Aliñamos. Un poco de sal, pimienta negra recién molida y un buen chorro de aceite de oliva.

Por último, añadimos lascas de parmesano al gusto. Mucho mejor que rallado.


Colocamos nuestra ensalada en una fuente


Esta es la ensalada de hoy, muy rica y sana, diurética (al contrario que otras elaboradas con lechugas, que lo que propician es la retención de líquidos) y perfecta para sorprender a vuestros invitados.


Salpimentamos y añadimos un buen chorro de zumo de limón


Espero que la disfrutéis.


Por último añadimos el parmesano en lascas

8 de enero de 2013

SOPA DE CEBOLLA TRADICIONAL

RECONSTITUYENTE PARA NOCTÁMBULOS

Estamos en una época perfecta para platos calientes de este tipo, sanos y saludables y sobre todo de esos que te arreglan el cuerpo.

Esta es una receta de la cocina tradicional francesa que ha servido durante siglos para recomponer cuerpos fatigados y cansados a lo largo de las frías noches de invierno.

Se sabe que era consumida frecuentemente por personas que trabajaban con duros turnos de madrugada, pero también que vino muy bien a aquellos que se creyeron dueños de la noche durante unas horas de desenfreno y necesitaban un reconstituyente que les devolviera a la vida; fue entonces cuando esta sopa comenzó a ganar popularidad.


Receta tradicional de la cocina francesa


La receta es bastante sencilla y sólo requiere de paciencia y cariño. Vamos con ella.

Ingredientes para 4 personas

- 2 cebollas grandes
- Aceite de oliva virgen
- 1 litro de caldo de ave
- Sal
- 4 rebanadas de pan
- 150gr. de queso de cabra

Elaboración

Preparamos una cacerola con aceite de oliva donde estofaremos las cebollas, una vez limpias y rebanadas muy finas. Tapamos y dejamos en torno a unos 40-45 minutos a fuego muy lento, removiendo de vez en cuando y vigilando que no se agarre.


Estofamos la cebolla


Lo más importante que es la cebolla nunca se dore sino que se estofe muy lentamente.


Tapar y estofar a fuego muy lento


Entonces añadimos el caldo y sazonamos. Si no tenemos, podéis añadir agua y un cubito concentrado de los que venden. Yo he utilizado el cuello del pollo campero que compré para asar, y que guardaba en el congelador para una ocasión como estas.


Añadimos el caldo de ave


Dejamos otros 30 minutos más. Vamos precalentando el horno a 200º.

Por último, servimos en recipientes que sean aptos para introducir en el horno y añadimos una rebanada de pan con el queso de cabra encima. Por si queréis probar, la receta original habla de queso Gruyère.


Preparamos el pan y el queso


Introducimos en el horno y gratinamos unos minutos.


Gratinamos con el pan y el queso por encima


Simplemente deliciosa.


Lista para degustar

2 de enero de 2013

POLLO A LA DIABLA

Ahora que tenemos un parón, después de los dos primeros asaltos navideños (bueno cuatro mejor dicho) antes del día que vienen los Reyes Magos, voy a presentaros esta receta de pollo que va untado en un condimento especial muy rico llamado "diabla".

Tanto el sabor proporcionado por el aderezo utilizado como la textura que toma éste en el horno, dotan a este plato de unas características que le hacen ser uno de esos ¡para degustar y rechupetear con las manos!

Sígueme por Email

27 de enero de 2013

ARROZ CON LECHE CREMOSO

El arroz con leche es uno de mis postres preferidos desde siempre.

Ya era hora de preparar un postre de toda la vida, una receta tradicional y delicada en su ejecución y fantástica cuando la degustamos.

20 de enero de 2013

LENTEJAS ESTOFADAS A MI MANERA

LENTEJAS "LIGHT"

El viernes podíamos leer en Directo al Paladar la pregunta de la semana, de la mano de Pamela Rodríguez y autora de Uno de Dos, en relación al consumo de legumbres. Se planteaba la cuestión si la gente toma más durante el invierno por aquello del frío, para calentarnos el cuerpo y saciarnos más.

En mi familia hemos tomado legumbres en cualquier época del año hiciera frío o calor, en forma de potaje,  en ensaladas o salteadas como acompañamiento de un plato principal. Lo cierto es que gracias a su versatilidad, las legumbres dan mucho juego y apetece tomarlas en muchas ocasiones.

Mis abuelas hacían las lentejas estofadas de formas distintas (ambas increíbles, ¡qué iba a decir yo!) y, en casa, mi padre hacía una especie de mix entre las dos. Bueno, pues hoy os mostraré mi receta de lentejas ligeras que no os dejará indiferentes ya que el único aporte de grasa viene de la mano del aceite de oliva virgen. No veréis ni chorizo, morcilla o panceta, únicamente un hueso de jamón ibérico con una puntita de carne.

Si queréis hacer lentejas de una manera sencilla y tener una digestión decente después de degustarlas, sin tener que acordaros de ellas al caer la noche, esta es vuestra receta.

A mi manera es una vuelta de tuerca más y surgió de forma espontánea con el tiempo. Que si quito, que si pongo, que si olvido esto y lo pongo en otro orden...

Estas son las lentejas a mi manera, como las tomamos hoy en casa.

Ingredientes para 4 personas

- 300 grs. lentejas
- 1 cebolla
- 1 cabeza de ajos y 2 dientes más
- 1 pimiento verde de los pequeños
- 1 tomate maduro y grande
- 1 hueso de jamón ibérico
- 3 o 4 ramas de perejil
- 1 rebanada de pan
- 1 cucharada rasa de pimentón dulce
- Aceite de oliva virgen, sal y pimienta negra

Elaboración

Lo primero que haremos será lavar la cebolla y quitarle la primera capa. Luego lavamos el pimiento, lo cortamos por la mitad y le quitamos las pipas que tenga bajo un chorro de agua con ayuda de las manos. Además, lavamos el tomate y lo pelamos.

En una cacerola grande vamos incorporando las lentejas limpias sin remojar previamente, la cebolla, la cabeza de ajos, el pimiento, el tomate, el hueso de jamón y el perejil.


Ponemos los ingredientes en la cacerola


Añadimos agua fría hasta duplicar el volumen, el pimentón, un buen chorro de aceite y un buen pellizco de sal.

Calentamos a fuego lento y dejamos estofar despacito entre 1 hora y media y tres cuartos, cuando las lentejas ya deberían estar hechas.


Añadimos el aceite de oliva y agua hasta duplicar el volumen


Durante este tiempo vigilamos por si tenemos que hacer alguna modificación.

Ahora prepararemos un majado que dará un sabor increíble a las lentejas. Para ello, pondremos una sartén con un chorrito de aceite a calentar e incorporaremos 2 dientes de ajo pelados (yo he utilizado 1 diente grande) y una buena rebanada de pan.

Cuando tengamos el pan y ajo dorados añadimos a un mortero con el que preparamos un majado, al que no olvidaremos de echar una pizca de sal y unos granos de pimienta negra. Desleemos con un poco del caldo del estofado.




Incorporamos nuestro majado al estofado y dejamos 10 o 15 minutos más.



17 de enero de 2013

QUESOS DE LA SIERRA DE CÁDIZ

¿LOS MEJORES QUESOS DE EUROPA?

Los quesos de los que hoy os hablo han sido galardonados en la WORLD CHEESE AWARDS en varias ocasiones. Varios de ellos han obtenido primeros y segundos puestos durante varios años, dejando de manifiesto su alta calidad.

Acabamos de pasar las Navidades, época de reuniones familiares, con compañeros de trabajo y con amigos donde cada uno intenta darlo todo.

Quizá hubiera sido más acertado informaros antes, cuando las mejores chacinas y embutidos, quesos, patés, dulces típicos navideños y un largo etcétera tienen su máximo explendor y cada uno de nosotros intentamos disfrutar de algunos de ellos y, por supuesto, ofrecerlo a nuestras queridas visitas.

La verdad, ha sido imposible. Pero no os preocupéis porque lo que hoy quiero mostraros no es exclusivo de estas fechas si no que podemos disfrutar de ello durante todo el año.

Así pues, hoy os hablaré de unos quesos que en ocasiones he disfrutado en casa y que son producidos en la Sierra de Grazalema, extendiéndose su producción hasta la Sierra de Ronda y otros municipios colindantes.

En las webs Quesos Artesanos El Bosqueño o Asociación de Criadores de Raza Caprina Payoya tenéis información completa acerca de los productos que podemos encontrar tanto de la cabra payoya  o montejaqueña como de la oveja grazalemeña así como de otros muchos aspectos interesantes de estas razas.

Hoy os mostraré las dos últimas variedades de quesos que he adquirido y que nos ofrece tan maravilloso enclave gaditano.

Queso de cabra semicurado graso

Es un queso elaborado con leche de cabra payoya, raza autóctona de la sierra grazalemeña, de color blanco y textura firme y cremosa con un sabor suave al paladar.

En mi opinión es un queso excelente que no debéis dejar de probar si os gusta el sabor de la leche de cabra.

Queso de oveja curado graso emborrado con salvado de trigo

Este queso es elaborado con leche de oveja grazalemeña, con un color amarillento (será más oscuro cuanta mayor curación tenga) de textura suave y sabor intenso (se incrementa su sabor afrutado cuanta mayor curación tiene).

Por cierto, ¿sabéis en qué consiste el emborrado de un queso?

Seguro que los productores os lo podrán explicar mejor que yo, o por lo menos con más profesionalidad.

El emborrado no es más que una técnica que aplica distintas hierbas aromáticas, especias y otros productos aptos para el consumo con la finalidad de transferir su aroma y esencia al producto elegido, confiriéndole un punto de sabor muy sutil y a la vez algo diferente, lo que en definitiva se ha convertido en una ventaja de diferenciación frente a la competencia entre dichos productores dándoles, a su vez, la posibilidad de ampliar su oferta en el mercado.

Desde mi punto de vista muchos de estos emborrados quedan realmente deliciosos, pudiendo encontrar una amplia gama en el mercado como los aplicados con romero, salvado, pimentón, manteca de cerdo, etcétera.

Si sois queseros pero nunca habéis tenido la ocasión de degustar un queso emborrado, os animo a hacerlo. Es una buena forma de aprender, de ampliar nuestra cultura gastronómica e instruir y educar nuestro paladar con el fin de ampliar nuestras miras.




Cortad unos taquitos de estos quesos que hoy he presentado y degustarlos junto a unos excelentes picos de aceite y un buen vino.



Solos o acompañados...

12 de enero de 2013

ALCACHOFAS TOSCANA

Hace algún tiempo leí que Ivana, del blog My Little Things, preguntaba acerca la preparación de las alcachofas italianas después de haber realizado un viaje por Italia.

Enseguida me vino a la cabeza una fantástica receta que me hizo saber mi madre, hace algunos años cuando estuvo unos días en Florencia. Así que le facilité la receta que hoy os presento: una ensalada de alcachofas deliciosa, ligera y con una mezcla de sabores muy especial.

Como ya sabéis la alcachofa es de los más importantes diuréticos naturales que existen, facilitando la eliminación de toxinas de nuestro organismo. Además mejora la secreción biliar ayudando a nuestro hígado a trabajar mejor, ayuda a la pérdida de peso por lo que es indicada en numerosas dietas, y además reduce el colesterol.

Alcachofas recién traídas del mercado


Ingredientes para 4 personas

- 8 alcachofas
- 1 limón
- Queso Parmesano
- Aceite de oliva virgen
- Sal y pimienta

Elaboración

Lo primero que haremos será quitar las primeras hojas de las alcachofas hasta dejar únicamente las más tiernas. Lavamos y escurrimos.

Cortamos el tallo por la base y lo desechamos. Luego quitamos las puntas (hasta casi la mitad de las alcachofas).

Tened en cuenta que cuando las compréis, deben estar lo más frescas y tiernas posibles pues esta receta requiere que el producto tenga una calidad superior puesto que su desgustación es en crudo..

Ahora laminamos las alcachofas a lo largo (no a lo ancho), es decir longitudinalmente desde arriba hasta la base, lo más fino que podamos y las vamos colocando en una fuente.

El truco para evitar la oxidación de la alcachofa es que cuando las tengamos dispuestas le echemos un chorreón de zumo de limón  y así no se nos pondrán negruzcas.

Aliñamos. Un poco de sal, pimienta negra recién molida y un buen chorro de aceite de oliva.

Por último, añadimos lascas de parmesano al gusto. Mucho mejor que rallado.


Colocamos nuestra ensalada en una fuente


Esta es la ensalada de hoy, muy rica y sana, diurética (al contrario que otras elaboradas con lechugas, que lo que propician es la retención de líquidos) y perfecta para sorprender a vuestros invitados.


Salpimentamos y añadimos un buen chorro de zumo de limón


Espero que la disfrutéis.


Por último añadimos el parmesano en lascas

8 de enero de 2013

SOPA DE CEBOLLA TRADICIONAL

RECONSTITUYENTE PARA NOCTÁMBULOS

Estamos en una época perfecta para platos calientes de este tipo, sanos y saludables y sobre todo de esos que te arreglan el cuerpo.

Esta es una receta de la cocina tradicional francesa que ha servido durante siglos para recomponer cuerpos fatigados y cansados a lo largo de las frías noches de invierno.

Se sabe que era consumida frecuentemente por personas que trabajaban con duros turnos de madrugada, pero también que vino muy bien a aquellos que se creyeron dueños de la noche durante unas horas de desenfreno y necesitaban un reconstituyente que les devolviera a la vida; fue entonces cuando esta sopa comenzó a ganar popularidad.


Receta tradicional de la cocina francesa


La receta es bastante sencilla y sólo requiere de paciencia y cariño. Vamos con ella.

Ingredientes para 4 personas

- 2 cebollas grandes
- Aceite de oliva virgen
- 1 litro de caldo de ave
- Sal
- 4 rebanadas de pan
- 150gr. de queso de cabra

Elaboración

Preparamos una cacerola con aceite de oliva donde estofaremos las cebollas, una vez limpias y rebanadas muy finas. Tapamos y dejamos en torno a unos 40-45 minutos a fuego muy lento, removiendo de vez en cuando y vigilando que no se agarre.


Estofamos la cebolla


Lo más importante que es la cebolla nunca se dore sino que se estofe muy lentamente.


Tapar y estofar a fuego muy lento


Entonces añadimos el caldo y sazonamos. Si no tenemos, podéis añadir agua y un cubito concentrado de los que venden. Yo he utilizado el cuello del pollo campero que compré para asar, y que guardaba en el congelador para una ocasión como estas.


Añadimos el caldo de ave


Dejamos otros 30 minutos más. Vamos precalentando el horno a 200º.

Por último, servimos en recipientes que sean aptos para introducir en el horno y añadimos una rebanada de pan con el queso de cabra encima. Por si queréis probar, la receta original habla de queso Gruyère.


Preparamos el pan y el queso


Introducimos en el horno y gratinamos unos minutos.


Gratinamos con el pan y el queso por encima


Simplemente deliciosa.


Lista para degustar

2 de enero de 2013

POLLO A LA DIABLA

Ahora que tenemos un parón, después de los dos primeros asaltos navideños (bueno cuatro mejor dicho) antes del día que vienen los Reyes Magos, voy a presentaros esta receta de pollo que va untado en un condimento especial muy rico llamado "diabla".

Tanto el sabor proporcionado por el aderezo utilizado como la textura que toma éste en el horno, dotan a este plato de unas características que le hacen ser uno de esos ¡para degustar y rechupetear con las manos!

Google+ Directo