Encuéntranos en Google+.

3 de marzo de 2014

PAN DE SEMILLAS SIN AMASADO, CASERO Y ESPECTACULAR

Ya lo comenté hace unos días en mi perfil de Google+, este es mi primer pan con buena miga y buena corteza después de haber realizado unos cuantos intentos con distintos tipos de pan.


Un pan sencillo, sin amasado

Revisando las recetas que ya he publicado he pasado por el pan de molde y el pan para torrijas, ambas bastante fáciles y aptas para todos los públicos y muy recomendables para los que nos estamos iniciando en estos asuntos panarras.

Gracias a mi buen amigo Fer, el cual me obsequió con el libro "Pan Casero" de Iban Yarza por mi cumpleaños, he podido elaborar este sencillo pan de semillas sin amasado, para los perezosos, los miedosos, los descubridores de un nuevo mundo.

¿Os atrae el mundillo de pan? ¿Queréis descubrir nuevas sensaciones y conocimientos? Esta es una buena manera de comenzar.

Ingredientes

- 450gr. harina de fuerza
- 50gr. harina de trigo integral
- 330gr. agua
- 10gr. sal
- 5gr. levadura fresca
- 125gr. Mix de semillas

Elaboración

Antes de comenzar, tened en cuenta que la duración total del proceso se prolongará durante 2 días. Tranquilos, no estamos hablando de 48 horas sino que desde que empezamos hasta que sacamos el pan recién hecho del horno, lo haremos en dos días diferentes.

1- Primer día. Preparamos todos los ingredientes y los colocamos en un bol, donde debemos mezclar con energía y finalmente dejamos reposar 5 minutos. La masa debe quedar homogénea y pegajosa, si no añadimos un poco más de agua.

Plegamos la masa sobre sí misma, esto es cogiéndola con las dos manos por el borde superior y estirándola hacia arriba y luego dejándola reposar sobre la parte inferior. Es decir, como si doblásemos un papel plegándolo de arriba a abajo.


Mezclamos los ingredientes, plegamos y a la nevera


Cubrimos con film de cocina y a la nevera hasta el día siguiente. Poco a poco descubriréis que cuanto más tiempo repose la masa en la nevera más sabor tendrá al final, al igual que debemos saber que el reposo amasa, tal como cuenta y explica Iban en su libro.

2- Segundo día. Al día siguiente sacamos el bol de la nevera y dejamos templar. La masa debería haber crecido bastante y estar preparada para el formado, de lo contrario podéis dejar 1 hora más a temperatura ambiente para que termine la fermentación.

3- Enharinamos la superficie de trabajo y colocamos la masa sobre ella formando un rectángulo.


Al día siguiente, sacamos de la nevera y formamos un rectángulo


Cortamos en 2 partes con ayuda de una rasqueta.


Cortamos 2 piezas con una rasqueta


4- Preparamos un mix de semillas que más os guste y lo distribuimos por la parte superior de las dos partes de masa que ahora tenemos. Yo mezclé unos 50gr. semilla de lino, 50gr. semilla de amapola y 25gr. sésamo. No se si será mucho pero así quedó.

Atención, porque debemos trasladar las piezas de pan a la bandeja del horno sobre papel sulfurizado antes del siguiente paso.


Añadimos la mezcla de semillas


5- Ahora trenzamos con cuidado, dando vueltas a la masa sobre sí misma.


Trasladamos a la bandeja y trenzamos


6- Dejamos fermentar unas 2 horas, dejando espacio suficiente entre ambas para que no tengamos problemas de que se junten.


Dejamos fermentar durante 2 horas


Ahora la masa está en el punto perfecto para ser horneada, así que sed precavidos y tened el horno precalentado a 250ºC. Si tenéis piedra refractaria podremos conseguir un efecto similar al de un horno de piedra y obtendremos un mejor resultado.

7- Es recomendable introducir vapor de agua durante los primeros minutos del horneado. Así, introducimos la cantidad de medio vaso de agua en un recipiente resistente al calor del horno y luego la bandeja con el pan durante 10 minutos a la temperatura indicada anteriormente.

Pasado ese tiempo, bajamos a 220ºC y dejamos otros 25 minutos más.

8- Por último, para conseguir una corteza crujiente, dejaremos el pan dentro del horno ya apagado con la puerta entreabierta otros 20 minutos antes de sacarlo.


Horneamos a 250º los primeros 10 minutos con vapor de agua


No ha sido demasiado complicado ¿verdad?


Y bajamos a 220º los últimos 25 minutos


Todos podemos disfrutar de un rico pan casero con un poco de esfuerzo y paciencia.


Si queréis una corteza crujiente, dejad el pan dentro del horno apagado con la puerta entreabierta unos 20 minutos


¿Qué os parece el corte, os animáis?


¿Os atrevéis con este pan sencillo?


Con él, podréis prepararos unas buenas tostadas con mantequilla por la mañana o el bocadillo para la merienda.


Disfrutad de él en cualquier momento del día

2 comentarios:

  1. Felicidades!!! te ha quedado un pan casero estupendo, yo tambien soy aficionado a panificar, pero cuando le pongo las semillas por encima, casi todas se despegan del pan y me quedan muy poquitas,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Endika, muchas gracias por tu comentario. En cuanto tenga un ratito visitaré tu web porque parece interesante y es necesario seguir aprendiendo y conocer otras opiniones como la tuya.

      En cuanto a las semillas, para que te sirva de consuelo, a mí también se me despegaban pero creo que es muy buena idea pulverizar un poco de agua por la masa antes de añadir las semillas para que éstas se adhieran mejor a ella. Prueba si te parece, a ver qué tal, o dime qué otra idea se te ocurre.

      Un saludo!

      Eliminar

Sígueme por Email

3 de marzo de 2014

PAN DE SEMILLAS SIN AMASADO, CASERO Y ESPECTACULAR

Ya lo comenté hace unos días en mi perfil de Google+, este es mi primer pan con buena miga y buena corteza después de haber realizado unos cuantos intentos con distintos tipos de pan.


Un pan sencillo, sin amasado

Revisando las recetas que ya he publicado he pasado por el pan de molde y el pan para torrijas, ambas bastante fáciles y aptas para todos los públicos y muy recomendables para los que nos estamos iniciando en estos asuntos panarras.

Gracias a mi buen amigo Fer, el cual me obsequió con el libro "Pan Casero" de Iban Yarza por mi cumpleaños, he podido elaborar este sencillo pan de semillas sin amasado, para los perezosos, los miedosos, los descubridores de un nuevo mundo.

¿Os atrae el mundillo de pan? ¿Queréis descubrir nuevas sensaciones y conocimientos? Esta es una buena manera de comenzar.

Ingredientes

- 450gr. harina de fuerza
- 50gr. harina de trigo integral
- 330gr. agua
- 10gr. sal
- 5gr. levadura fresca
- 125gr. Mix de semillas

Elaboración

Antes de comenzar, tened en cuenta que la duración total del proceso se prolongará durante 2 días. Tranquilos, no estamos hablando de 48 horas sino que desde que empezamos hasta que sacamos el pan recién hecho del horno, lo haremos en dos días diferentes.

1- Primer día. Preparamos todos los ingredientes y los colocamos en un bol, donde debemos mezclar con energía y finalmente dejamos reposar 5 minutos. La masa debe quedar homogénea y pegajosa, si no añadimos un poco más de agua.

Plegamos la masa sobre sí misma, esto es cogiéndola con las dos manos por el borde superior y estirándola hacia arriba y luego dejándola reposar sobre la parte inferior. Es decir, como si doblásemos un papel plegándolo de arriba a abajo.


Mezclamos los ingredientes, plegamos y a la nevera


Cubrimos con film de cocina y a la nevera hasta el día siguiente. Poco a poco descubriréis que cuanto más tiempo repose la masa en la nevera más sabor tendrá al final, al igual que debemos saber que el reposo amasa, tal como cuenta y explica Iban en su libro.

2- Segundo día. Al día siguiente sacamos el bol de la nevera y dejamos templar. La masa debería haber crecido bastante y estar preparada para el formado, de lo contrario podéis dejar 1 hora más a temperatura ambiente para que termine la fermentación.

3- Enharinamos la superficie de trabajo y colocamos la masa sobre ella formando un rectángulo.


Al día siguiente, sacamos de la nevera y formamos un rectángulo


Cortamos en 2 partes con ayuda de una rasqueta.


Cortamos 2 piezas con una rasqueta


4- Preparamos un mix de semillas que más os guste y lo distribuimos por la parte superior de las dos partes de masa que ahora tenemos. Yo mezclé unos 50gr. semilla de lino, 50gr. semilla de amapola y 25gr. sésamo. No se si será mucho pero así quedó.

Atención, porque debemos trasladar las piezas de pan a la bandeja del horno sobre papel sulfurizado antes del siguiente paso.


Añadimos la mezcla de semillas


5- Ahora trenzamos con cuidado, dando vueltas a la masa sobre sí misma.


Trasladamos a la bandeja y trenzamos


6- Dejamos fermentar unas 2 horas, dejando espacio suficiente entre ambas para que no tengamos problemas de que se junten.


Dejamos fermentar durante 2 horas


Ahora la masa está en el punto perfecto para ser horneada, así que sed precavidos y tened el horno precalentado a 250ºC. Si tenéis piedra refractaria podremos conseguir un efecto similar al de un horno de piedra y obtendremos un mejor resultado.

7- Es recomendable introducir vapor de agua durante los primeros minutos del horneado. Así, introducimos la cantidad de medio vaso de agua en un recipiente resistente al calor del horno y luego la bandeja con el pan durante 10 minutos a la temperatura indicada anteriormente.

Pasado ese tiempo, bajamos a 220ºC y dejamos otros 25 minutos más.

8- Por último, para conseguir una corteza crujiente, dejaremos el pan dentro del horno ya apagado con la puerta entreabierta otros 20 minutos antes de sacarlo.


Horneamos a 250º los primeros 10 minutos con vapor de agua


No ha sido demasiado complicado ¿verdad?


Y bajamos a 220º los últimos 25 minutos


Todos podemos disfrutar de un rico pan casero con un poco de esfuerzo y paciencia.


Si queréis una corteza crujiente, dejad el pan dentro del horno apagado con la puerta entreabierta unos 20 minutos


¿Qué os parece el corte, os animáis?


¿Os atrevéis con este pan sencillo?


Con él, podréis prepararos unas buenas tostadas con mantequilla por la mañana o el bocadillo para la merienda.


Disfrutad de él en cualquier momento del día

2 comentarios:

  1. Felicidades!!! te ha quedado un pan casero estupendo, yo tambien soy aficionado a panificar, pero cuando le pongo las semillas por encima, casi todas se despegan del pan y me quedan muy poquitas,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Endika, muchas gracias por tu comentario. En cuanto tenga un ratito visitaré tu web porque parece interesante y es necesario seguir aprendiendo y conocer otras opiniones como la tuya.

      En cuanto a las semillas, para que te sirva de consuelo, a mí también se me despegaban pero creo que es muy buena idea pulverizar un poco de agua por la masa antes de añadir las semillas para que éstas se adhieran mejor a ella. Prueba si te parece, a ver qué tal, o dime qué otra idea se te ocurre.

      Un saludo!

      Eliminar

Google+ Directo