Encuéntranos en Google+.

24 de noviembre de 2014

CABELLO DE ÁNGEL

CÓMO HACER DULCE DE CIDRA

Una vez más cuento con un producto de categoría para hacer este típico dulce de calabaza, una cidra. Un compañero de trabajo me ofreció un ejemplar de 2,3 kgs. que tenía en el huerto de su padre y yo, muy agradecido, acepté su regalo.


Dulce de calabaza o cidra

Aún no siendo fan ni amigo del cabello de ángel no lo dudé ni un momento, aquí lo que vale es cocinar y experimentar con múltiple variedad de productos para ampliar el espectro y los conocimientos gastronómicos.

Evidentemente la elaboración de hoy tiene varios usos en nuestro extenso y variado marco repostero Español, por lo que mi primer objetivo es conseguir un dulce poco o nada empalagoso para luego ir utilizándolo como relleno para otras recetas.

¿Cómo conseguimos un dulce poco empalagoso? Muy fácil, añadiendo menos azúcar de la indicada en la receta. Además, para conseguir acortar el proceso de elaboración vamos a realizar únicamente dos cocciones.

El resultado obtenido es bastante bueno y ciertamente no encuentro diferencias notables con el cabello de ángel hecho en múltiples pasos que nos encontramos en la Red. Debéis probar y juzgar vosotros mismos, por mi parte es más que aceptable.

Ingredientes

- 1 cidra de 2,3 kgs.
- Azúcar (la mitad del peso de la calabaza una vez hervida, limpia y escurrida)

Elaboración

1- Lo primero que hacemos es trocear la cidra con un buen cuchillo y con mucho cuidado ya que nos enfrentamos a una corteza dura donde las haya.


La cidra tiene una corteza durísima


2- Ponemos agua a hervir en una cacerola con los trozos de cidra. Dejamos que cueza unos 50 minutos tranquilamente.

Yo tuve que hacerlo con 2 recipientes al mismo tiempo dado el tamaño de la calabaza. Podéis hacerlo de esta manera o en varios pasos.

3- Dejamos enfriar y separamos las fibras de la pulpa desechando la corteza. Reservamos.


Troceamos y cocemos en torno a 1 hora


4- Limpiamos minuciosamente de semillas la pulpa obtenida, la escurrimos y la ponemos en otro recipiente. Cuando la tengamos toda junta hay que pesarla para calcular cuánto azúcar queremos añadir.

5- Añadimos el azúcar y ponemos junto a la pulpa de cidra en otra cacerola a fuego lento.


Añadimos el azúcar, yo la mitad del peso de la cidra escurrida


6- Sin parar de remover debemos esperar a que esté totalmente cocida y dorada.


Removemos continuamente hasta conseguir fibras separadas


Al final nos encontraremos toda la fibra suelta y separada.


Estará lista cuando esté bien cocida, suelta y dorada


Como hemos utilizado menos azúcar de lo usual, no pasa nada si añadís un poco más.

7- Dejamos enfriar y guardamos en botes de cristal limpios y esterilizados a la espera de ser usada.

Supongo que ya estaréis pensando qué utilidad vais a darle a este dulce de calabaza casero, yo ya tengo en mente una deliciosa ensaimada o una bayonesa de categoría.

2 comentarios:

  1. Pues te quedó genial! Nunca he hecho cabello de ángel, pero si que lo he usado para hacer varios dulces y sabiendo que con menos cocciones y con menos azúcar queda así de bien, me anoto tu receta para hacerlo algún día, que tiene una pinta espectacular! ;)

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cristina, una receta totalmente recomendable! A juzgar por varias personas que ya lo han probado este cabello de ángel ha pasado la prueba de fuego y a todos los que hemos tenido la oportunidad de catarlo nos ha encantado. Realmente no veo diferencias con el que se prepara en varios pasos y poco más te puedo decir salvo que lo hagas y me cuentes tu experiencia ;-)

      Muchas gracias y un beso!

      Eliminar

Sígueme por Email

24 de noviembre de 2014

CABELLO DE ÁNGEL

CÓMO HACER DULCE DE CIDRA

Una vez más cuento con un producto de categoría para hacer este típico dulce de calabaza, una cidra. Un compañero de trabajo me ofreció un ejemplar de 2,3 kgs. que tenía en el huerto de su padre y yo, muy agradecido, acepté su regalo.


Dulce de calabaza o cidra

Aún no siendo fan ni amigo del cabello de ángel no lo dudé ni un momento, aquí lo que vale es cocinar y experimentar con múltiple variedad de productos para ampliar el espectro y los conocimientos gastronómicos.

Evidentemente la elaboración de hoy tiene varios usos en nuestro extenso y variado marco repostero Español, por lo que mi primer objetivo es conseguir un dulce poco o nada empalagoso para luego ir utilizándolo como relleno para otras recetas.

¿Cómo conseguimos un dulce poco empalagoso? Muy fácil, añadiendo menos azúcar de la indicada en la receta. Además, para conseguir acortar el proceso de elaboración vamos a realizar únicamente dos cocciones.

El resultado obtenido es bastante bueno y ciertamente no encuentro diferencias notables con el cabello de ángel hecho en múltiples pasos que nos encontramos en la Red. Debéis probar y juzgar vosotros mismos, por mi parte es más que aceptable.

Ingredientes

- 1 cidra de 2,3 kgs.
- Azúcar (la mitad del peso de la calabaza una vez hervida, limpia y escurrida)

Elaboración

1- Lo primero que hacemos es trocear la cidra con un buen cuchillo y con mucho cuidado ya que nos enfrentamos a una corteza dura donde las haya.


La cidra tiene una corteza durísima


2- Ponemos agua a hervir en una cacerola con los trozos de cidra. Dejamos que cueza unos 50 minutos tranquilamente.

Yo tuve que hacerlo con 2 recipientes al mismo tiempo dado el tamaño de la calabaza. Podéis hacerlo de esta manera o en varios pasos.

3- Dejamos enfriar y separamos las fibras de la pulpa desechando la corteza. Reservamos.


Troceamos y cocemos en torno a 1 hora


4- Limpiamos minuciosamente de semillas la pulpa obtenida, la escurrimos y la ponemos en otro recipiente. Cuando la tengamos toda junta hay que pesarla para calcular cuánto azúcar queremos añadir.

5- Añadimos el azúcar y ponemos junto a la pulpa de cidra en otra cacerola a fuego lento.


Añadimos el azúcar, yo la mitad del peso de la cidra escurrida


6- Sin parar de remover debemos esperar a que esté totalmente cocida y dorada.


Removemos continuamente hasta conseguir fibras separadas


Al final nos encontraremos toda la fibra suelta y separada.


Estará lista cuando esté bien cocida, suelta y dorada


Como hemos utilizado menos azúcar de lo usual, no pasa nada si añadís un poco más.

7- Dejamos enfriar y guardamos en botes de cristal limpios y esterilizados a la espera de ser usada.

Supongo que ya estaréis pensando qué utilidad vais a darle a este dulce de calabaza casero, yo ya tengo en mente una deliciosa ensaimada o una bayonesa de categoría.

2 comentarios:

  1. Pues te quedó genial! Nunca he hecho cabello de ángel, pero si que lo he usado para hacer varios dulces y sabiendo que con menos cocciones y con menos azúcar queda así de bien, me anoto tu receta para hacerlo algún día, que tiene una pinta espectacular! ;)

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cristina, una receta totalmente recomendable! A juzgar por varias personas que ya lo han probado este cabello de ángel ha pasado la prueba de fuego y a todos los que hemos tenido la oportunidad de catarlo nos ha encantado. Realmente no veo diferencias con el que se prepara en varios pasos y poco más te puedo decir salvo que lo hagas y me cuentes tu experiencia ;-)

      Muchas gracias y un beso!

      Eliminar

Google+ Directo