Encuéntranos en Google+.

1 de diciembre de 2014

MAGDALENAS CLÁSICAS

Entre otras cosas, este fin de semana he preparado unas magdalenas caseras clásicas elaboradas con manteca de cerdo. 

He copiado la receta de ese fantástico libro La Cocina de los Conventos y me he aplicado para conseguir unas Magdalenas de Carrión de los Condes con las que creo haber conseguido abrir las puertas del Reino de los Cielos; al menos eso imagino yo cuando me deleito mojándolas en leche fría y llevándolas a la boca.


Una receta de libro La Cocina de los Conventos

Un dulce típico, sencillo y perfecto. Es con el que más disfruto de todos sin duda y una gran idea para llevar en las mochilas de los peques para el recreo.

Si os apetece algo más innovador pero no menos sabroso podéis echar un vistazo a esta receta de Magdalenas con calabaza y pepitas de chocolate. Además veréis que no todo es tan bonito como parece y hacemos ver en las publicaciones...

Si disponéis de una hora de tiempo y queréis desconectar, preparad los cacharros y los ingredientes para degustar estas magdalenas Divinas.


Elaboradas con manteca de cerdo


Ingredientes

- 300gr. harina de repostería
- 250gr. de manteca de cerdo
- 50gr. de aceite de oliva virgen
- 300gr. azúcar
- 6 huevos
- 1 cucharada de levadura química
- Ralladura de 1 limón

Elaboración

1- Precalentamos el horno a 220ºC.

2- Batimos los huevos en un recipiente hasta que queden muy espumosos.

3- Añadimos el azúcar y una cucharada de corteza de limón rallada. Removemos bien.

4- Incorporamos la manteca y el aceite poco a poco mientras ligamos los ingredientes hasta obtener una crema fina.

5- Por último, añadimos la harina y la levadura tamizadas. Unimos todo muy bien hasta conseguir una mezcla homogénea.

6- Introducimos la mezcla en las cápsulas y éstas, a su vez, en moldes tipo flanera para mantener la rigidez necesaria.

7- Introducimos los moldes en el horno y bajamos a 190ºC. Esperamos unos 18-20 minutos o hasta que estén bien doradas, apagamos el horno y dejamos enfriar las magdalenas en una rejilla.


Lo importante es crear un golpe de calor


Cuanto mayor sea el golpe de calor que creemos en la masa, mejores magdalenas obtendremos en cuanto a su vistosidad y esponjosidad consiguiendo que que crezcan con fuerza al principio de la cocción.

Podéis degustarlas calentitas o una vez se hayan enfriado pero, eso sí, disfrutarlas como se merece.


A disfrutar de este típico postre

6 comentarios:

  1. Holaaaa, que gusto ver esta publicación, con lo que me gustan las magdalenas. Y estas seguro que estaban de morirse, menuda pinta. Cuando se abren así por arriba es que me derrito. Que bonitas te han quedado.
    Un besooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marisa, pero seguro que las tuyas con esos productos que tienes a tu alcance son una delicatessen ;-)

      Besos!

      Eliminar
  2. La pinta es deliciosa y habiendo sacado la receta de ese libro... seguro que están divinas!! voy corriendo a ver las de calabaza, mmm!! un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eva, el libro merece la pena porque tiene unas recetas de esas que sabes están avaladas por las monjas con muchos años de experiencia a sus espaldas. Me alegro que te gusten y también te recomiendo que pruebes las de calabaza y chocolate, verás que ricas están! Besos

      Eliminar
  3. Riquísimas! Me encantan las magdalenas caseras y el olor que dejan por toda la casa es espectacular!

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son perfectas y muy socorridas en algunos casos. Muchas gracias Cristina y un besote!

      Eliminar

Sígueme por Email

1 de diciembre de 2014

MAGDALENAS CLÁSICAS

Entre otras cosas, este fin de semana he preparado unas magdalenas caseras clásicas elaboradas con manteca de cerdo. 

He copiado la receta de ese fantástico libro La Cocina de los Conventos y me he aplicado para conseguir unas Magdalenas de Carrión de los Condes con las que creo haber conseguido abrir las puertas del Reino de los Cielos; al menos eso imagino yo cuando me deleito mojándolas en leche fría y llevándolas a la boca.


Una receta de libro La Cocina de los Conventos

Un dulce típico, sencillo y perfecto. Es con el que más disfruto de todos sin duda y una gran idea para llevar en las mochilas de los peques para el recreo.

Si os apetece algo más innovador pero no menos sabroso podéis echar un vistazo a esta receta de Magdalenas con calabaza y pepitas de chocolate. Además veréis que no todo es tan bonito como parece y hacemos ver en las publicaciones...

Si disponéis de una hora de tiempo y queréis desconectar, preparad los cacharros y los ingredientes para degustar estas magdalenas Divinas.


Elaboradas con manteca de cerdo


Ingredientes

- 300gr. harina de repostería
- 250gr. de manteca de cerdo
- 50gr. de aceite de oliva virgen
- 300gr. azúcar
- 6 huevos
- 1 cucharada de levadura química
- Ralladura de 1 limón

Elaboración

1- Precalentamos el horno a 220ºC.

2- Batimos los huevos en un recipiente hasta que queden muy espumosos.

3- Añadimos el azúcar y una cucharada de corteza de limón rallada. Removemos bien.

4- Incorporamos la manteca y el aceite poco a poco mientras ligamos los ingredientes hasta obtener una crema fina.

5- Por último, añadimos la harina y la levadura tamizadas. Unimos todo muy bien hasta conseguir una mezcla homogénea.

6- Introducimos la mezcla en las cápsulas y éstas, a su vez, en moldes tipo flanera para mantener la rigidez necesaria.

7- Introducimos los moldes en el horno y bajamos a 190ºC. Esperamos unos 18-20 minutos o hasta que estén bien doradas, apagamos el horno y dejamos enfriar las magdalenas en una rejilla.


Lo importante es crear un golpe de calor


Cuanto mayor sea el golpe de calor que creemos en la masa, mejores magdalenas obtendremos en cuanto a su vistosidad y esponjosidad consiguiendo que que crezcan con fuerza al principio de la cocción.

Podéis degustarlas calentitas o una vez se hayan enfriado pero, eso sí, disfrutarlas como se merece.


A disfrutar de este típico postre

6 comentarios:

  1. Holaaaa, que gusto ver esta publicación, con lo que me gustan las magdalenas. Y estas seguro que estaban de morirse, menuda pinta. Cuando se abren así por arriba es que me derrito. Que bonitas te han quedado.
    Un besooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marisa, pero seguro que las tuyas con esos productos que tienes a tu alcance son una delicatessen ;-)

      Besos!

      Eliminar
  2. La pinta es deliciosa y habiendo sacado la receta de ese libro... seguro que están divinas!! voy corriendo a ver las de calabaza, mmm!! un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eva, el libro merece la pena porque tiene unas recetas de esas que sabes están avaladas por las monjas con muchos años de experiencia a sus espaldas. Me alegro que te gusten y también te recomiendo que pruebes las de calabaza y chocolate, verás que ricas están! Besos

      Eliminar
  3. Riquísimas! Me encantan las magdalenas caseras y el olor que dejan por toda la casa es espectacular!

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son perfectas y muy socorridas en algunos casos. Muchas gracias Cristina y un besote!

      Eliminar

Google+ Directo