Encuéntranos en Google+.

21 de septiembre de 2012

SOLOMILLO DE CERDO IBÉRICO AL JEREZ

Hoy voy a presentar un clásico de la cocina, mediante una sencilla y rápida receta elaborado con uno de los mejores productos de nuestra tierra, el cerdo ibérico.

Para aquellos que les gusta esta carne, comprobaréis qué bien combina su característico sabor junto a los aromas del vino, aderezada con pimienta y algunas hierbas.

Cuando vayáis a la carnicería, os presentarán este producto en bandejas con todos los solomillos alineados donde, podréis elegir los que os parezcan mejor de aspecto y tamaño. Si no queréis almacenarlos congelados, lo mejor es que compréis un par de ellos hasta alcanzar el kilo y cuarto o kilo y medio. Ah, y no olvidéis que os lo preparen en medallones pues la carne os saldrá más jugosa.

De esta manera cocinaréis un excelente primer plato que podréis acompañar con guarnición de verduras, patatas, etc.
Si vuestro carnicero no tiene solomillo de cerdo ibérico, no os preocupéis y comprad el normal; sale igualmente bueno. Este es el aspecto que tienen los solomillos que compré ayer:


El aspecto que ofrece esta carne es increible
El color del solomillo de cerdo ibérico es característico

Ingredientes para 4 personas

-Solomillo de cerdo ibérico
-Ajos
-Pimienta, tomillo
-Vino blanco tipo Sherry
-Aceite de oliva virgen y sal

Elaboración

Lo primero es pelar y picar 3 o 4 dientes de ajo grandecitos que añadiremos a una cacerola mediana y baja con aceite de oliva virgen para dorarlos.

Vamos añadiendo los medallones de solomillo, salpimentamos al gusto y les damos unas vueltas con una espátula de madera dorándolos por ambos lados. No olvidéis añadir también el tomillo para que su aroma y sabor se funda con la carne.

Cuando tengamos los medallones doraditos añadimos un vaso de vino blanco, yo utilizaré Manzanilla de Sanlúcar como en otras recetas que ya presenté, y dejamos que el alcohol se evapore e igualmente expanda su sabor por la cazuela.

En unos minutos miráis a ver si necesita un poco de agua y dejáis que la carne termine de hacerse y la salsa resultante se vaya reduciendo.

Podéis acompañar de patatas fritas, que si incorporáis a la cazuela, cogerán todo el sabor del guiso y os chuparéis los dedos.

Este es el resultado final:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Sígueme por Email

21 de septiembre de 2012

SOLOMILLO DE CERDO IBÉRICO AL JEREZ

Hoy voy a presentar un clásico de la cocina, mediante una sencilla y rápida receta elaborado con uno de los mejores productos de nuestra tierra, el cerdo ibérico.

Para aquellos que les gusta esta carne, comprobaréis qué bien combina su característico sabor junto a los aromas del vino, aderezada con pimienta y algunas hierbas.

Cuando vayáis a la carnicería, os presentarán este producto en bandejas con todos los solomillos alineados donde, podréis elegir los que os parezcan mejor de aspecto y tamaño. Si no queréis almacenarlos congelados, lo mejor es que compréis un par de ellos hasta alcanzar el kilo y cuarto o kilo y medio. Ah, y no olvidéis que os lo preparen en medallones pues la carne os saldrá más jugosa.

De esta manera cocinaréis un excelente primer plato que podréis acompañar con guarnición de verduras, patatas, etc.
Si vuestro carnicero no tiene solomillo de cerdo ibérico, no os preocupéis y comprad el normal; sale igualmente bueno. Este es el aspecto que tienen los solomillos que compré ayer:


El aspecto que ofrece esta carne es increible
El color del solomillo de cerdo ibérico es característico

Ingredientes para 4 personas

-Solomillo de cerdo ibérico
-Ajos
-Pimienta, tomillo
-Vino blanco tipo Sherry
-Aceite de oliva virgen y sal

Elaboración

Lo primero es pelar y picar 3 o 4 dientes de ajo grandecitos que añadiremos a una cacerola mediana y baja con aceite de oliva virgen para dorarlos.

Vamos añadiendo los medallones de solomillo, salpimentamos al gusto y les damos unas vueltas con una espátula de madera dorándolos por ambos lados. No olvidéis añadir también el tomillo para que su aroma y sabor se funda con la carne.

Cuando tengamos los medallones doraditos añadimos un vaso de vino blanco, yo utilizaré Manzanilla de Sanlúcar como en otras recetas que ya presenté, y dejamos que el alcohol se evapore e igualmente expanda su sabor por la cazuela.

En unos minutos miráis a ver si necesita un poco de agua y dejáis que la carne termine de hacerse y la salsa resultante se vaya reduciendo.

Podéis acompañar de patatas fritas, que si incorporáis a la cazuela, cogerán todo el sabor del guiso y os chuparéis los dedos.

Este es el resultado final:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Google+ Directo