Encuéntranos en Google+.

7 de octubre de 2012

POLLO EN PEPITORIA. RECETA ORIGINAL

Piñones tostados y ajo majados con azafrán y perejil


Este fin de semana he preparado uno de mis platos preferidos, típico de la cocina española y habitual en mi casa de toda la vida. El pollo o gallina en pepitoria tiene un sabor inconfundible gracias al majado que utilizamos que, por otro lado, le proporciona un color característico.

Dadas mis circunstancias personales con niños pequeños en casa, donde los huesos tienen peligro y por ello no son bienvenidos, esta vez he comprado en el mercado una pechuga entera de pollo y le he dicho al tendero que la preparase en trozos gorditos. En vuestro caso, si podéis, os recomiendo que adquiráis gallina ya que le dará al plato un sabor más intenso; eso sí, la carne también es más dura que la de nuestro conocido pollo enjaulado y necesitará más tiempo para cocinarse.

Esta vez voy a hacer uso de unos piñones tostados que tenía guardados de mi última visita a Cádiz, de sus magníficos pinares de pinos piñoneros, de sabor incomparable. Hay gente que prepara la pepitoria con almendras, pero en casa siempre se hizo con piñones.

Piñones tostados de los pinares Gaditanos
Al tostar los piñones potenciaremos su sabor

Esta receta la suelo acompañar de arroz blanco o patatas fritas cortadas en cuadraditos. En esta ocasión, he escogido la segunda opción.

La elaboración de esta receta no entraña demasiada dificultad, simplemente hay que tener paciencia ¡que es la madre de la ciencia!

Ajo, cebolla, pasas, piñones y azafrán
¿Estáis preparados?
Ingredientes para 4 personas
- 1 pechuga de pollo cortada en trozos grandes
- 1 cebolla y un diente de ajo grande
- 4 o 5 hebras de azafrán y un par de ramas de perejil
- Un puñado grande pasas y otro de piñones
- 1 huevo
- Un vaso de vino blanco
- Aceite de oliva virgen y sal

Elaboración
Lo primero que tenemos que hacer es salar y enharinar los trozos de pollo para dorarlos en la cacerola que vayamos a utilizar para nuestro guiso de hoy.

Doramos el pollo sin pasarnos para que quede jugoso

Y reservamos en un plato aparte.


Ahora pelamos la cebolla y el diente de ajo, los picamos y los ponemos en el mismo aceite que hemos utilizado para el pollo hasta que se vayan dorando a fuego medio. Cuando veamos que se han ablandado y cogen color añadimos las pasas y los piñones para que se tuesten un poco mientras removemos (si los piñones ya están tostados, como es mi caso, esperad un par de minutos para incorporarlos a la cazuela). Por cierto, reservad unos pocos de piñones para el paso siguiente.

Entonces añadimos el vaso de vino y dejamos que el alcohol se evapore, mientras se van mezclando los aromas y sabores. Entretanto, majamos los piñones que reservamos con el perejil y el azafrán y desleemos (disolvemos) con un poco de agua. Añadimos la mezcla al guiso y removemos.

Ya sólo nos queda poner los trozos de pollo, añadir un poco de agua hasta cubrir (probad por si hay que añadir algo de sal) y esperad unos 15 minutos hasta que se termine de hacer y la salsa quede hecha del todo.

El guiso estará listo en unos 15 o 20 minutos

No olvidéis cocer el huevo unos 10 minutos con una pizca de sal y picarlo para luego presentar el plato junto con el arroz blanco o con patatas fritas en cuadraditos.

Esta receta es muy especial
¡Mmmm! Un olor inconfundible

¡Esta receta familiar quedó deliciosa!

2 comentarios:

  1. Muy buena tu idea Alfonso; te seguiré asiduamente aunque me cueste coger algún kilo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Piro. A ver si te gusta y sobre todo si participas, que falta me hace!

      Eliminar

Sígueme por Email

7 de octubre de 2012

POLLO EN PEPITORIA. RECETA ORIGINAL

Piñones tostados y ajo majados con azafrán y perejil


Este fin de semana he preparado uno de mis platos preferidos, típico de la cocina española y habitual en mi casa de toda la vida. El pollo o gallina en pepitoria tiene un sabor inconfundible gracias al majado que utilizamos que, por otro lado, le proporciona un color característico.

Dadas mis circunstancias personales con niños pequeños en casa, donde los huesos tienen peligro y por ello no son bienvenidos, esta vez he comprado en el mercado una pechuga entera de pollo y le he dicho al tendero que la preparase en trozos gorditos. En vuestro caso, si podéis, os recomiendo que adquiráis gallina ya que le dará al plato un sabor más intenso; eso sí, la carne también es más dura que la de nuestro conocido pollo enjaulado y necesitará más tiempo para cocinarse.

Esta vez voy a hacer uso de unos piñones tostados que tenía guardados de mi última visita a Cádiz, de sus magníficos pinares de pinos piñoneros, de sabor incomparable. Hay gente que prepara la pepitoria con almendras, pero en casa siempre se hizo con piñones.

Piñones tostados de los pinares Gaditanos
Al tostar los piñones potenciaremos su sabor

Esta receta la suelo acompañar de arroz blanco o patatas fritas cortadas en cuadraditos. En esta ocasión, he escogido la segunda opción.

La elaboración de esta receta no entraña demasiada dificultad, simplemente hay que tener paciencia ¡que es la madre de la ciencia!

Ajo, cebolla, pasas, piñones y azafrán
¿Estáis preparados?
Ingredientes para 4 personas
- 1 pechuga de pollo cortada en trozos grandes
- 1 cebolla y un diente de ajo grande
- 4 o 5 hebras de azafrán y un par de ramas de perejil
- Un puñado grande pasas y otro de piñones
- 1 huevo
- Un vaso de vino blanco
- Aceite de oliva virgen y sal

Elaboración
Lo primero que tenemos que hacer es salar y enharinar los trozos de pollo para dorarlos en la cacerola que vayamos a utilizar para nuestro guiso de hoy.

Doramos el pollo sin pasarnos para que quede jugoso

Y reservamos en un plato aparte.


Ahora pelamos la cebolla y el diente de ajo, los picamos y los ponemos en el mismo aceite que hemos utilizado para el pollo hasta que se vayan dorando a fuego medio. Cuando veamos que se han ablandado y cogen color añadimos las pasas y los piñones para que se tuesten un poco mientras removemos (si los piñones ya están tostados, como es mi caso, esperad un par de minutos para incorporarlos a la cazuela). Por cierto, reservad unos pocos de piñones para el paso siguiente.

Entonces añadimos el vaso de vino y dejamos que el alcohol se evapore, mientras se van mezclando los aromas y sabores. Entretanto, majamos los piñones que reservamos con el perejil y el azafrán y desleemos (disolvemos) con un poco de agua. Añadimos la mezcla al guiso y removemos.

Ya sólo nos queda poner los trozos de pollo, añadir un poco de agua hasta cubrir (probad por si hay que añadir algo de sal) y esperad unos 15 minutos hasta que se termine de hacer y la salsa quede hecha del todo.

El guiso estará listo en unos 15 o 20 minutos

No olvidéis cocer el huevo unos 10 minutos con una pizca de sal y picarlo para luego presentar el plato junto con el arroz blanco o con patatas fritas en cuadraditos.

Esta receta es muy especial
¡Mmmm! Un olor inconfundible

¡Esta receta familiar quedó deliciosa!

2 comentarios:

  1. Muy buena tu idea Alfonso; te seguiré asiduamente aunque me cueste coger algún kilo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Piro. A ver si te gusta y sobre todo si participas, que falta me hace!

      Eliminar

Google+ Directo