Encuéntranos en Google+.

22 de noviembre de 2012

BONIATO ASADO CON MIEL Y NATA

UNA MERIENDA OTOÑAL

¿Os gustan los boniatos o batatas asados? A mí me encantaron desde pequeño, y es que no paso un año sin probarlos.
En una de las recetas que publiqué a principios del mes de noviembre ya hablamos de las castañas, producto típico de estas fechas, en la que las preparábamos de una manera un poco más elaborada de lo normal y salseábamos con un topping ligero y caliente de chocolate amargo.

Si recordáis también publiqué una receta con arroz extraída del libro "La Comida de la Familia",  ese fantástico libro con todo tipo de consejos y detalles acerca de la logística de los fogones además de la presentación de una lista de menús muy variados y económicos.

Pues bien, en esta ocasión, haciendo uso de otro de los productos de temporada y extrayendo otra receta de este libro, he preparado una merendola que, una vez degustada, me ha parecido facilísima, económica y muy rica. Si queréis variar un poquito y no probar los boniatos o batatas simplemente asados, veréis qué bien ligan entre sí los distintos ingredientes que vamos a utilizar.

Ingredientes para 4 personas

- 4 boniatos
- 4 cucharadas de miel de flores
- Nata  líquida al 35% M.G.
- 4 cucharaditas de azúcar

Elaboración

Lavamos los boniatos bajo el grifo y los colocamos en la bandeja del horno precalentado, encima de una lámina de papel de aluminio, a 180º durante 40 minutos.

Mientras éstos se hacen, tenemos que montar la nata con un poco de azúcar dejándola en un estado intermedio, es decir sin montar del todo, un poco cremosa.

Cuando los boniatos estén hechos, los sacamos del horno y dejamos enfriar unos minutos hasta que podamos manejarlos sin quemarnos. Entonces los cortamos longitudinalmente por la mitad y reservamos en cada plato (una o dos mitades por barba, según el saque de los comensales)

Por último, añadimos una o dos cucharaditas de miel (yo utilicé miel de romero) a cada mitad y luego incorporamos una cucharada de nata.

Es muy recomendable degustar esta merienda calentita, así ¡que todo el mundo esté preparado en sus sillas!

La miel y la nata dan un contraste delicioso
Una merienda otoñal perfecta

2 comentarios:

  1. Si no fuera por las calorías que tiene es para merendar todos los días lluviosos y fríos. Pero también sirve como cena con una ensaladita.

    ResponderEliminar

Sígueme por Email

22 de noviembre de 2012

BONIATO ASADO CON MIEL Y NATA

UNA MERIENDA OTOÑAL

¿Os gustan los boniatos o batatas asados? A mí me encantaron desde pequeño, y es que no paso un año sin probarlos.
En una de las recetas que publiqué a principios del mes de noviembre ya hablamos de las castañas, producto típico de estas fechas, en la que las preparábamos de una manera un poco más elaborada de lo normal y salseábamos con un topping ligero y caliente de chocolate amargo.

Si recordáis también publiqué una receta con arroz extraída del libro "La Comida de la Familia",  ese fantástico libro con todo tipo de consejos y detalles acerca de la logística de los fogones además de la presentación de una lista de menús muy variados y económicos.

Pues bien, en esta ocasión, haciendo uso de otro de los productos de temporada y extrayendo otra receta de este libro, he preparado una merendola que, una vez degustada, me ha parecido facilísima, económica y muy rica. Si queréis variar un poquito y no probar los boniatos o batatas simplemente asados, veréis qué bien ligan entre sí los distintos ingredientes que vamos a utilizar.

Ingredientes para 4 personas

- 4 boniatos
- 4 cucharadas de miel de flores
- Nata  líquida al 35% M.G.
- 4 cucharaditas de azúcar

Elaboración

Lavamos los boniatos bajo el grifo y los colocamos en la bandeja del horno precalentado, encima de una lámina de papel de aluminio, a 180º durante 40 minutos.

Mientras éstos se hacen, tenemos que montar la nata con un poco de azúcar dejándola en un estado intermedio, es decir sin montar del todo, un poco cremosa.

Cuando los boniatos estén hechos, los sacamos del horno y dejamos enfriar unos minutos hasta que podamos manejarlos sin quemarnos. Entonces los cortamos longitudinalmente por la mitad y reservamos en cada plato (una o dos mitades por barba, según el saque de los comensales)

Por último, añadimos una o dos cucharaditas de miel (yo utilicé miel de romero) a cada mitad y luego incorporamos una cucharada de nata.

Es muy recomendable degustar esta merienda calentita, así ¡que todo el mundo esté preparado en sus sillas!

La miel y la nata dan un contraste delicioso
Una merienda otoñal perfecta

2 comentarios:

  1. Si no fuera por las calorías que tiene es para merendar todos los días lluviosos y fríos. Pero también sirve como cena con una ensaladita.

    ResponderEliminar

Google+ Directo