Encuéntranos en Google+.

7 de noviembre de 2012

ROPA VIEJA. RECETA SENCILLA.

Hoy trataremos de preparar de forma sencilla una ropa vieja que nos servirá perfectamente para presentar unas tapas para vuestros amigos, una cena rápida y medianamente ligera, o simplemente un plato principal con el acompañamiento que más os guste.

¿Qué hago con los restos de un caldo de cocido, de pollo o jamón?¿Cómo sacar provecho de las sobras?
Bueno, pues en la receta de la sopa de puchero que publiqué el pasado mes de agosto ya mentábamos las posibilidades que nos ofrecía a posteriori. Alguno de vosotros preguntasteis por ello y recuerdo que se habló de hacer croquetas caseras, preparar ropa vieja, etc.

No hace mucho encontré por la web una receta estupenda y muy recomendable de canelones de ropa vieja que tenían una pinta buenísima. Y es que creo que tenemos que aprovechar al máximo nuestra cocina; si además tenemos en cuenta la época en la que vivimos: la crisis, los precios, los sueldos... mi consejo es que saquéis partido a todo lo que tengáis a mano, que siempre se puede preparar algo rico y sencillo.

Para la elaboración de este plato, he utilizado los restos de un caldo casero que preparó mi mujer: garbanzos, carne de jamón de cerdo, carne de pollo y de ternera. Cuál fue mi sorpresa que encontré además un trozo de morcilla Extremeña de matanza en el congelador, y como os imagináis no dudé en añadirla para dar un poquito de gracia al plato y evitar que la ropa vieja me quedase un poco seca.

Ingredientes para 4 personas

- Una punta de jamón de cerdo
- 1/4 trasero de pollo
- Un trozo pequeño de morcillo de ternera
- 150gr. de garbanzos
- 1 trozo de morcilla ibérica
- 1 cebolleta
- Aceite de oliva virgen y sal

Elaboración

Antes de nada, lo conveniente es tener las carnes preparadas (es decir, deshuesadas y picadas en trocitos pequeños).

Cogemos una sartén mediana con un poco de aceite y calentamos. Mientras tanto, picamos muy fino una cebolleta de tamaño mediano para incorporarla en cuanto terminemos de picarla (no esperéis a que el aceite esté muy caliente) y dejamos el fuego a media potencia. Dejamos unos 10 minutos para que se ablande y, a su vez, quede dorada.

Entonces incorporamos las carnes y la morcilla, removemos un poco y lo probamos por si necesita que añadamos algo de sal; seguimos con la misma potencia de fuego y removiendo un par de minutos. Incorporad los garbanzos y haced lo mismo que en el paso anterior.

Para los que os guste pasadita, ya sabéis, subid el fuego y dadle caña. Para el resto, un poquito de paciencia y servid cuando esté a vuestro gusto.


Podemos tomarla como tapa, aperitivo o acompañada de una ensalada
¡Marchando una de ropa vieja!

2 comentarios:

  1. Estupenda receta para tiempos de crisis. No estaría mal crear algo así como "la cocina de las sobras". Seguro que tú sabes más de una.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No está nada mal la idea... Todavía quedan muchos cartuchos en la recámara, así que ya os iré contando. Gracias y un beso!

      Eliminar

Sígueme por Email

7 de noviembre de 2012

ROPA VIEJA. RECETA SENCILLA.

Hoy trataremos de preparar de forma sencilla una ropa vieja que nos servirá perfectamente para presentar unas tapas para vuestros amigos, una cena rápida y medianamente ligera, o simplemente un plato principal con el acompañamiento que más os guste.

¿Qué hago con los restos de un caldo de cocido, de pollo o jamón?¿Cómo sacar provecho de las sobras?
Bueno, pues en la receta de la sopa de puchero que publiqué el pasado mes de agosto ya mentábamos las posibilidades que nos ofrecía a posteriori. Alguno de vosotros preguntasteis por ello y recuerdo que se habló de hacer croquetas caseras, preparar ropa vieja, etc.

No hace mucho encontré por la web una receta estupenda y muy recomendable de canelones de ropa vieja que tenían una pinta buenísima. Y es que creo que tenemos que aprovechar al máximo nuestra cocina; si además tenemos en cuenta la época en la que vivimos: la crisis, los precios, los sueldos... mi consejo es que saquéis partido a todo lo que tengáis a mano, que siempre se puede preparar algo rico y sencillo.

Para la elaboración de este plato, he utilizado los restos de un caldo casero que preparó mi mujer: garbanzos, carne de jamón de cerdo, carne de pollo y de ternera. Cuál fue mi sorpresa que encontré además un trozo de morcilla Extremeña de matanza en el congelador, y como os imagináis no dudé en añadirla para dar un poquito de gracia al plato y evitar que la ropa vieja me quedase un poco seca.

Ingredientes para 4 personas

- Una punta de jamón de cerdo
- 1/4 trasero de pollo
- Un trozo pequeño de morcillo de ternera
- 150gr. de garbanzos
- 1 trozo de morcilla ibérica
- 1 cebolleta
- Aceite de oliva virgen y sal

Elaboración

Antes de nada, lo conveniente es tener las carnes preparadas (es decir, deshuesadas y picadas en trocitos pequeños).

Cogemos una sartén mediana con un poco de aceite y calentamos. Mientras tanto, picamos muy fino una cebolleta de tamaño mediano para incorporarla en cuanto terminemos de picarla (no esperéis a que el aceite esté muy caliente) y dejamos el fuego a media potencia. Dejamos unos 10 minutos para que se ablande y, a su vez, quede dorada.

Entonces incorporamos las carnes y la morcilla, removemos un poco y lo probamos por si necesita que añadamos algo de sal; seguimos con la misma potencia de fuego y removiendo un par de minutos. Incorporad los garbanzos y haced lo mismo que en el paso anterior.

Para los que os guste pasadita, ya sabéis, subid el fuego y dadle caña. Para el resto, un poquito de paciencia y servid cuando esté a vuestro gusto.


Podemos tomarla como tapa, aperitivo o acompañada de una ensalada
¡Marchando una de ropa vieja!

2 comentarios:

  1. Estupenda receta para tiempos de crisis. No estaría mal crear algo así como "la cocina de las sobras". Seguro que tú sabes más de una.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No está nada mal la idea... Todavía quedan muchos cartuchos en la recámara, así que ya os iré contando. Gracias y un beso!

      Eliminar

Google+ Directo