Encuéntranos en Google+.

28 de abril de 2013

ALBÓNDIGAS CASERAS

Voy a dar salida a un paquete de carne picada que tengo en el congelador, y qué mejor forma de hacerlo preparando una receta de albóndigas tradicionales con las que no podréis parar hasta dejar la cazuela vacía y machacaros una barra de pan.




La receta que voy a mostrar no es exactamente igual que la que siempre hemos elaborado en casa ya que, por un motivo u otro, he tenido introducir pequeñas variaciones que os iré contando.  Pero lo cierto es que al no ser significativos el resultado ha sido similar.

Ingredientes para 4 personas

- 1/2 kg. carne picada
- 1 huevo
- Ajo
- Cebolla
- Perejil
- Pan rallado
- Aceite de oliva virgen
- Sal y pimienta
- Laurel
- Harina
- Brandy

Elaboración

Disponemos la carne picada en un bol y salpimentamos, donde luego mezclaremos bien con varios de los ingredientes. Por costumbre compro mitad de carne de cerdo y mitad de ternera, para darle ese punto jugoso que todo el mundo busca en esta receta.




En un mortero he añadido 2 dientes de ajo picados, 1 o 2 ramas de perejil y 2 cucharadas soperas de pan rallado. Majamos bien y desleemos con unas gotas de aceite de oliva. Como inconveniente, sólo cabe mencionar que he tenido que rallar un trozo de pan de ayer, pero por lo demás todo controlado.




Existen muchos trucos para conseguir unas albóndigas extra jugosas, el primero ya lo he comentado.

En este punto cabe destacar que hay gente que añade un buen chorro de aceite, otros añaden leche, miga de pan del día o una mezcla de los anteriores. Yo he probado todos ellos y cualquiera que utilicéis os aportará esa textura; podéis probar y luego me contáis.

Otro de los trucos, y ya no me se más, es utilizar un huevo batido (aunque yo he usado 2 pequeños de campo).




Ya tenemos todo lo necesario para preparar nuestra mezcla. Si os habéis dado cuenta, estas albóndigas tradicionales no tienen nada que ver con las albóndigas kafta que publiqué hace unos meses; aquellas llevaban ingredientes diferentes pero además requerían de un período de maceración.




Ahora sólo nos queda mezclar bien todos los ingredientes con un tenedor y comenzar a formar nuestras albóndigas o meatballs como dirían los angloparlantes.




Además, debemos tener preparado un plato con harina para rebozar bien las albóndigas antes de ponerlas a freír en la cacerola con aceite caliente.

Desde mi punto de vista, lo aconsejable sería tener preparadas todas las bolitas de carne e ir friendo por tandas; vamos apartando según se vayan haciendo y volvemos a introducir otras para continuar con el proceso hasta completar todas las unidades. Si las hacéis pequeñas o medianas obtendréis unas 50.




En mi caso, por limitación de espacio y tiempo, según voy haciendo 5 o 6 albóndigas las rebozo en harina, las pongo a freír ocupando la mitad de superficie de la cazuela y continuo haciendo otras tantas.




Sitúo estas últimas junto a las primeras, a las cuales les doy la vuelta y mientras se hacen por el otro lado, la 2ª tanda se hace por el primero. Se trata de poner en marcha un proceso en cadena, como si de una fábrica se tratase, a gusto y comodidad de cada uno dada las circunstancias existentes en ese momento.




Cuando hayamos terminado de freír todas, las reservamos.




Picamos una cebolla y añadimos a la cazuela donde habrán quedado los restos de harina tostada, el jugo de la carne y algo de aceite. Lo que interesa ahora es que la cebolla se ablande así que poned el fuego bajo y esperad unos minutos, no queremos que se tueste.




En este momento, lo que hemos hecho en casa toda la vida es añadir un buen chorro de vino blanco o Manzanilla y dejamos que el alcohol se evapore, para conseguir un aroma y sabor añadido sorprendentes.




Ahora podéis aportar vuestro toque de personalidad y originalidad a la receta pues este tipo de guisos acepta multitud de variantes; como os decía al principio, hoy he tenido que utilizar brandy de Jerez en vez de vino blanco, pero podéis utilizar un vino o licor con el que dar ese punto de distinción. Cerveza, whisky, Oporto, y un largo etcétera hará que podáis disfrutar de una receta diferente cada vez. Lo importante es que encontremos un equilibrio adecuado con nuestros ingredientes.

Ahora añadiremos un poco de agua para que obtengamos esa salsa para albóndigas tan ansiada por todos. Otras personas suelen utilizar caldo de ternera o ave de una preparación anterior y darle al guiso un sabor más intenso; os digo que también he probado esta práctica y el resultado ha sido muy satisfactorio.




Incorporamos nuestras albóndigas y 2 hojas de laurel. Removemos y tapamos la cazuela dejando 15 minutos a fuego lento.




Y ahora sólo falta añadir 2 patatas medianas que freiremos en cuadraditos. Sazonamos e incorporamos a la cazuela para que cojan todo el sabor de la salsa.




¿Se puede pedir más?



14 comentarios:

  1. Como están de buenas las albóndigas.......es un plato de los mas tradicionales, pero que siempre están en nuestras cocinas.
    Besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón Belén, las albóndigas de una forma u otra nunca faltan y qué ricas están estén hechas así o asá... Mil gracias y besos!

      Eliminar
  2. Que buena pinta que tienen y con esta salsita se ven espectaculares!! Como dices, para comer acompañadas con una buena barra de pan!! hehehe

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cristina, la verdad que son una delicia y lo mejor de estos guisos es la salsita que siempre está ahí esperándote! Un abrazo.

      Eliminar
  3. Si es que donde estén unas albóndigas caseras..que maravilla, tienen una vista estupenda!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja,ja! Gracias Lianxio, es un plato con el que siempre triunfas porque a nadie se le resiste! Un abrazo.

      Eliminar
  4. Que ricas :) una salsita estupenda!!! para mojar pan y no parar..

    Recetas de una gatita enamorada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso digo yo! Pues aprovecha y a cocinarlas cuanto antes a ver qué te parecen. Saludos y gracias Nikichan.

      Eliminar
  5. Alfonso que aspecto tienen estas albóndigas de jugosas y sabrosa con esa salsa y tu punto personal con el que yo me identifico... el brandy, tu si sabes bien que es lo que cocinas... me encanta.

    Un saludo
    La Tauleta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Victoria, no sabes lo bien que me haces sentir con tu comentario.

      Es totalmente cierto cuando decís que un blog se alimenta de las conversaciones y temas de discusión generados en él, sobre todo cuando son tan agradables como el tuyo.

      Como en otras ocasiones he dicho, intento disfrutar de la cocina (con mis limitaciones que no son pocas) siempre que me pongo a ello. Así que mientras reciba estos ánimos tendré energía suficiente como para tirar otra temporada!

      Saludos y gracias de nuevo.

      Eliminar
  6. Te han quedado de lujo, qué ricas y perfectamente explicado. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bieeeen, gracias Clara! He creído conveniente explicar la elaboración con detalle para que la gente pueda organizarse en casa de la mejor manera posible. Al principio es difícil, pero con la práctica y usando un poco el sentido común todo llegará a buen puerto. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Esta receta no puede faltar nunca en ningún recetario. Mira que nos gustan las albóndigas, y si son las de nuestras madres, más aún. Yo hago la receta que aún hoy ella sigue poniendo en práctica y seguirá conmigo por los siglos de los siglos. Y veo que la tuya dista poco de la mía.

    BEsos y feliz domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Yolanda, la verdad que da gusto poder dar continuidad a las recetas de toda la vida y si son de nuestra familia más aún. Estoy contigo y me alegro que te haya gustado la preparación de mis albóndigas! Besos y a disfrutar de lo que queda de fin de semana.

      Eliminar

Sígueme por Email

28 de abril de 2013

ALBÓNDIGAS CASERAS

Voy a dar salida a un paquete de carne picada que tengo en el congelador, y qué mejor forma de hacerlo preparando una receta de albóndigas tradicionales con las que no podréis parar hasta dejar la cazuela vacía y machacaros una barra de pan.




La receta que voy a mostrar no es exactamente igual que la que siempre hemos elaborado en casa ya que, por un motivo u otro, he tenido introducir pequeñas variaciones que os iré contando.  Pero lo cierto es que al no ser significativos el resultado ha sido similar.

Ingredientes para 4 personas

- 1/2 kg. carne picada
- 1 huevo
- Ajo
- Cebolla
- Perejil
- Pan rallado
- Aceite de oliva virgen
- Sal y pimienta
- Laurel
- Harina
- Brandy

Elaboración

Disponemos la carne picada en un bol y salpimentamos, donde luego mezclaremos bien con varios de los ingredientes. Por costumbre compro mitad de carne de cerdo y mitad de ternera, para darle ese punto jugoso que todo el mundo busca en esta receta.




En un mortero he añadido 2 dientes de ajo picados, 1 o 2 ramas de perejil y 2 cucharadas soperas de pan rallado. Majamos bien y desleemos con unas gotas de aceite de oliva. Como inconveniente, sólo cabe mencionar que he tenido que rallar un trozo de pan de ayer, pero por lo demás todo controlado.




Existen muchos trucos para conseguir unas albóndigas extra jugosas, el primero ya lo he comentado.

En este punto cabe destacar que hay gente que añade un buen chorro de aceite, otros añaden leche, miga de pan del día o una mezcla de los anteriores. Yo he probado todos ellos y cualquiera que utilicéis os aportará esa textura; podéis probar y luego me contáis.

Otro de los trucos, y ya no me se más, es utilizar un huevo batido (aunque yo he usado 2 pequeños de campo).




Ya tenemos todo lo necesario para preparar nuestra mezcla. Si os habéis dado cuenta, estas albóndigas tradicionales no tienen nada que ver con las albóndigas kafta que publiqué hace unos meses; aquellas llevaban ingredientes diferentes pero además requerían de un período de maceración.




Ahora sólo nos queda mezclar bien todos los ingredientes con un tenedor y comenzar a formar nuestras albóndigas o meatballs como dirían los angloparlantes.




Además, debemos tener preparado un plato con harina para rebozar bien las albóndigas antes de ponerlas a freír en la cacerola con aceite caliente.

Desde mi punto de vista, lo aconsejable sería tener preparadas todas las bolitas de carne e ir friendo por tandas; vamos apartando según se vayan haciendo y volvemos a introducir otras para continuar con el proceso hasta completar todas las unidades. Si las hacéis pequeñas o medianas obtendréis unas 50.




En mi caso, por limitación de espacio y tiempo, según voy haciendo 5 o 6 albóndigas las rebozo en harina, las pongo a freír ocupando la mitad de superficie de la cazuela y continuo haciendo otras tantas.




Sitúo estas últimas junto a las primeras, a las cuales les doy la vuelta y mientras se hacen por el otro lado, la 2ª tanda se hace por el primero. Se trata de poner en marcha un proceso en cadena, como si de una fábrica se tratase, a gusto y comodidad de cada uno dada las circunstancias existentes en ese momento.




Cuando hayamos terminado de freír todas, las reservamos.




Picamos una cebolla y añadimos a la cazuela donde habrán quedado los restos de harina tostada, el jugo de la carne y algo de aceite. Lo que interesa ahora es que la cebolla se ablande así que poned el fuego bajo y esperad unos minutos, no queremos que se tueste.




En este momento, lo que hemos hecho en casa toda la vida es añadir un buen chorro de vino blanco o Manzanilla y dejamos que el alcohol se evapore, para conseguir un aroma y sabor añadido sorprendentes.




Ahora podéis aportar vuestro toque de personalidad y originalidad a la receta pues este tipo de guisos acepta multitud de variantes; como os decía al principio, hoy he tenido que utilizar brandy de Jerez en vez de vino blanco, pero podéis utilizar un vino o licor con el que dar ese punto de distinción. Cerveza, whisky, Oporto, y un largo etcétera hará que podáis disfrutar de una receta diferente cada vez. Lo importante es que encontremos un equilibrio adecuado con nuestros ingredientes.

Ahora añadiremos un poco de agua para que obtengamos esa salsa para albóndigas tan ansiada por todos. Otras personas suelen utilizar caldo de ternera o ave de una preparación anterior y darle al guiso un sabor más intenso; os digo que también he probado esta práctica y el resultado ha sido muy satisfactorio.




Incorporamos nuestras albóndigas y 2 hojas de laurel. Removemos y tapamos la cazuela dejando 15 minutos a fuego lento.




Y ahora sólo falta añadir 2 patatas medianas que freiremos en cuadraditos. Sazonamos e incorporamos a la cazuela para que cojan todo el sabor de la salsa.




¿Se puede pedir más?



14 comentarios:

  1. Como están de buenas las albóndigas.......es un plato de los mas tradicionales, pero que siempre están en nuestras cocinas.
    Besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón Belén, las albóndigas de una forma u otra nunca faltan y qué ricas están estén hechas así o asá... Mil gracias y besos!

      Eliminar
  2. Que buena pinta que tienen y con esta salsita se ven espectaculares!! Como dices, para comer acompañadas con una buena barra de pan!! hehehe

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cristina, la verdad que son una delicia y lo mejor de estos guisos es la salsita que siempre está ahí esperándote! Un abrazo.

      Eliminar
  3. Si es que donde estén unas albóndigas caseras..que maravilla, tienen una vista estupenda!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja,ja! Gracias Lianxio, es un plato con el que siempre triunfas porque a nadie se le resiste! Un abrazo.

      Eliminar
  4. Que ricas :) una salsita estupenda!!! para mojar pan y no parar..

    Recetas de una gatita enamorada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso digo yo! Pues aprovecha y a cocinarlas cuanto antes a ver qué te parecen. Saludos y gracias Nikichan.

      Eliminar
  5. Alfonso que aspecto tienen estas albóndigas de jugosas y sabrosa con esa salsa y tu punto personal con el que yo me identifico... el brandy, tu si sabes bien que es lo que cocinas... me encanta.

    Un saludo
    La Tauleta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Victoria, no sabes lo bien que me haces sentir con tu comentario.

      Es totalmente cierto cuando decís que un blog se alimenta de las conversaciones y temas de discusión generados en él, sobre todo cuando son tan agradables como el tuyo.

      Como en otras ocasiones he dicho, intento disfrutar de la cocina (con mis limitaciones que no son pocas) siempre que me pongo a ello. Así que mientras reciba estos ánimos tendré energía suficiente como para tirar otra temporada!

      Saludos y gracias de nuevo.

      Eliminar
  6. Te han quedado de lujo, qué ricas y perfectamente explicado. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bieeeen, gracias Clara! He creído conveniente explicar la elaboración con detalle para que la gente pueda organizarse en casa de la mejor manera posible. Al principio es difícil, pero con la práctica y usando un poco el sentido común todo llegará a buen puerto. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Esta receta no puede faltar nunca en ningún recetario. Mira que nos gustan las albóndigas, y si son las de nuestras madres, más aún. Yo hago la receta que aún hoy ella sigue poniendo en práctica y seguirá conmigo por los siglos de los siglos. Y veo que la tuya dista poco de la mía.

    BEsos y feliz domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Yolanda, la verdad que da gusto poder dar continuidad a las recetas de toda la vida y si son de nuestra familia más aún. Estoy contigo y me alegro que te haya gustado la preparación de mis albóndigas! Besos y a disfrutar de lo que queda de fin de semana.

      Eliminar

Google+ Directo