Encuéntranos en Google+.

10 de noviembre de 2013

DULCE DE MEMBRILLO CASERO

Para esta semana os traigo una receta que no podía faltar en esta época del año, carne de membrillo elaborada de la forma más natural y sencilla posible.

Resulta que me han regalado unos membrillos enormes que desprenden un aroma delicado y delicioso. Ya sabéis que la pulpa de esta fruta es astringente y que debemos consumir con cierto cuidado; espero que se cumplan vuestras expectativas cuando hayamos terminado este postre de otoño que hoy os presento.


Esta fruta es muy aromática

Ingredientes

- 3 membrillos hermosos
- Azúcar

Elaboración

Para cocinar el membrillo, lo primero que vamos a hacer es cocerlo en agua para ablandarlo y así facilitarnos el camino. Una vez lo tengamos cocido, ya será nuestro y podremos utilizarlo de la manera que queramos.

En cuanto a la cantidad de azúcar a utilizar es muy fácil. En principio hay que trabajar con la proporción 1:1 aunque yo siempre rebajo los azúcares en torno al 80% del peso de la fruta, ya limpia y preparada para cocinarla.

Los que no estáis habituados a preparar este tipo de recetas, como en el caso de las mermeladas, quizá os sorprenda el hecho de que no vamos a añadir zumo de limón porque el membrillo cuenta con pectina en cantidad importante y suficiente favoreciendo que el preparado espese de forma natural. Si habéis visto mis recetas de mermelada de cerezas o mermelada de albaricoques, tampoco lo añadí en ninguno de los casos aunque en el segundo sí que se notaba porque el resultado obtenido fue más un sirope de albaricoque.

Ahora nos preparamos para estar de pie un buen rato teniendo cuidado que no se agarre a la cazuela nuestra carne de membrillo.

1- Lavamos bien los membrillos y quitamos la pelusilla que traen del árbol.

Este fruto es uno con los que más huéspedes nos podemos encontrar debido a ese dulce aroma y sabor que os comentaba al principio. Así que estad atentos e intentad limpiar bien cada pieza antes de cocerlas.

2- Introducimos en una cacerola de tamaño grande y cubrimos de agua. Llevamos a ebullición, bajamos el fuego y esperamos unos 40 minutos hasta que estén blanditos pero sin llegar a deshacerse.


Lavamos bien los membrillos y los ponemos a hervir


3- Trasladamos los membrillo a la zona de trabajo y terminamos de pelarlos si se ha quedado algo de piel después de la cocción. Mirad bien los orificios de entrada que puedan tener porque nos darán la pista de por qué zona tenemos que limpiar con el cuchillo y no destrozar la fruta indiscriminadamente.


Troceamos los membrillos y seleccionamos


Pesamos los trozos de membrillo y calculamos la cantidad de azúcar que vamos a añadir.

4- Mezclamos con una espátula la fruta y el azúcar.


Mezclamos con el azúcar en proporción 1:1


Dejamos reposar un rato hasta que se empiecen a liberar los jugos frutales. Removemos de vez en cuando.


Dejamos reposar un rato


5- Encendemos el fuego al mínimo y nos quedamos en posición estática porque casi no pararemos de remover.


Ponemos a fuego lento y no paramos de remover


¿Cuándo está preparado mi dulce de membrillo? Cuando al apartar la pulpa con la espátula, ésta no vuelve a su posición inicial tal como veis en la foto.


Ahora está listo


6- Rellenamos varios recipientes y dejamos enfriar.


Guardamos en varios recipientes y atemperamos


Luego a la nevera para que la carne adquiera consistencia y ya tenemos preparado nuestro dulce de membrillo casero.


Enfriamos en la nevera para que adquiera consistencia


Ahora preparamos el clásico dulce de membrillo con queso fresco.


Preparamos un pincho de membrillo con queso fresco


Aunque yo me orientaría más a probarlo junto a un pedazo de queso de oveja o cabra de la Sierra de Cádiz.


También podéis utilizar otros quesos más curados

16 comentarios:

  1. madre mia que rico!!!!! yo hice, y ya se termino, ahora toca volver a hacer con los membrillos que me quedan. bstos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Manoli, pues hala a hacer más dulce de membrillo! Yo voy a ver qué hago con los que me han sobrado por darle otra utilidad; ya estoy investigando, jeje. Besos.

      Eliminar
  2. Te ha quedado fabuloso y qué bien explicado. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecido Clara. Me encantan tus palabras y sobre todo espero que lo disfrutes. Un abrazo!

      Eliminar
  3. Que rico está el membrillo casero, verdad? y como tu dices, acompañado con un queso es un bocado divino!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bueno Eva, nunca lo había preparado y la verdad que está de lujo! Delicioso para cualquier momento del día.

      Muchas gracias. Bss.

      Eliminar
  4. Hola Alfonso, yo este año quería prepararlo pues nunca lo he hecho y me iban a regalar unos membrillos y aquí sigo esperando...me da a mi que se han olvidado de mi. Te ha quedado perfecto. A mi con queso fresco me gusta mucho de postre, pero con un buen queso de cabra ya sería lo más.
    Un besooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, a mí me han venido de sopetón y yo muy agradecido me los he quedado todos bien hermosos para esta receta y espero que para otra más que estoy pensando. A mí me ocurrió lo mismo el año pasado (lo de esperar) con una calabaza del campo de un amigo que nunca llegó porque creo que otro fue el beneficiario.

      En cuanto a cómo combinarlo tú lo has dicho guapa!!! El quesito de cabra ese junto con un pedacito de membrillo y pa´ qué queremos más
      :-D

      Un besote!

      Eliminar
  5. MMmmm esto es un vicio de lo bueno que esta, es un peligro tenerlo en la nevera. Que buenos recuerdos me trae esta receta, antes mi abuela todos los años nos regalaba un par de recipientes de estos, y nos los tomabamos a cucharadas, duraban un abrir y cerrar de ojos. Muy buen post Alfonso y que ganas de comer membrillo me ha entrado... Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas recetas son de las de antes, que requieren de un poquito de paciencia, y con cariño seguro que te saldrá igual de bueno que el de tu abuela (bueno, casi,,, jeje).

      Muchas gracias Álvaro, prepara varios tuppers para regalar porque si no tendrás la nevera con sobrecarga de membrillo por un tiempo! Un abrazo.

      Eliminar
  6. Me encanta el dulce de membrillo, y a pesar de tener plantados en la casa de campo nunca lo he preparado, así que me guardo tu receta que seguro que me va a encantar como queda, que se ve bien rico :)
    Me quedo por aquí que me gusta mucho todo lo que veo!
    Un abrazo y buen fin de semana :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido Raúl! Muchas gracias por tu visita y tu comentario. Sobre todo espero que si haces la receta la disfrutes a tope y que tengas familiares y amigos a los que poder ofrecerles alguna bandejita de carne de membrillo. Seguro que te lo agradecerán! Gracias de nuevo y un abrazo fuerte ;-)

      Eliminar
  7. Una ricetta deliziosa e originale, complimenti!!!!

    ResponderEliminar
  8. todos los años preparo mi dulce de membrillo y hay veces que congelo la pulpa ya cocida y preparo el dulce más adelante y el resultado es el mismo. Estupenda receta... un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O sea que eres una experta, jeje. Gracias por el comentario y me alegro que consigas resultados excelentes! Un abrazo

      Eliminar

Sígueme por Email

10 de noviembre de 2013

DULCE DE MEMBRILLO CASERO

Para esta semana os traigo una receta que no podía faltar en esta época del año, carne de membrillo elaborada de la forma más natural y sencilla posible.

Resulta que me han regalado unos membrillos enormes que desprenden un aroma delicado y delicioso. Ya sabéis que la pulpa de esta fruta es astringente y que debemos consumir con cierto cuidado; espero que se cumplan vuestras expectativas cuando hayamos terminado este postre de otoño que hoy os presento.


Esta fruta es muy aromática

Ingredientes

- 3 membrillos hermosos
- Azúcar

Elaboración

Para cocinar el membrillo, lo primero que vamos a hacer es cocerlo en agua para ablandarlo y así facilitarnos el camino. Una vez lo tengamos cocido, ya será nuestro y podremos utilizarlo de la manera que queramos.

En cuanto a la cantidad de azúcar a utilizar es muy fácil. En principio hay que trabajar con la proporción 1:1 aunque yo siempre rebajo los azúcares en torno al 80% del peso de la fruta, ya limpia y preparada para cocinarla.

Los que no estáis habituados a preparar este tipo de recetas, como en el caso de las mermeladas, quizá os sorprenda el hecho de que no vamos a añadir zumo de limón porque el membrillo cuenta con pectina en cantidad importante y suficiente favoreciendo que el preparado espese de forma natural. Si habéis visto mis recetas de mermelada de cerezas o mermelada de albaricoques, tampoco lo añadí en ninguno de los casos aunque en el segundo sí que se notaba porque el resultado obtenido fue más un sirope de albaricoque.

Ahora nos preparamos para estar de pie un buen rato teniendo cuidado que no se agarre a la cazuela nuestra carne de membrillo.

1- Lavamos bien los membrillos y quitamos la pelusilla que traen del árbol.

Este fruto es uno con los que más huéspedes nos podemos encontrar debido a ese dulce aroma y sabor que os comentaba al principio. Así que estad atentos e intentad limpiar bien cada pieza antes de cocerlas.

2- Introducimos en una cacerola de tamaño grande y cubrimos de agua. Llevamos a ebullición, bajamos el fuego y esperamos unos 40 minutos hasta que estén blanditos pero sin llegar a deshacerse.


Lavamos bien los membrillos y los ponemos a hervir


3- Trasladamos los membrillo a la zona de trabajo y terminamos de pelarlos si se ha quedado algo de piel después de la cocción. Mirad bien los orificios de entrada que puedan tener porque nos darán la pista de por qué zona tenemos que limpiar con el cuchillo y no destrozar la fruta indiscriminadamente.


Troceamos los membrillos y seleccionamos


Pesamos los trozos de membrillo y calculamos la cantidad de azúcar que vamos a añadir.

4- Mezclamos con una espátula la fruta y el azúcar.


Mezclamos con el azúcar en proporción 1:1


Dejamos reposar un rato hasta que se empiecen a liberar los jugos frutales. Removemos de vez en cuando.


Dejamos reposar un rato


5- Encendemos el fuego al mínimo y nos quedamos en posición estática porque casi no pararemos de remover.


Ponemos a fuego lento y no paramos de remover


¿Cuándo está preparado mi dulce de membrillo? Cuando al apartar la pulpa con la espátula, ésta no vuelve a su posición inicial tal como veis en la foto.


Ahora está listo


6- Rellenamos varios recipientes y dejamos enfriar.


Guardamos en varios recipientes y atemperamos


Luego a la nevera para que la carne adquiera consistencia y ya tenemos preparado nuestro dulce de membrillo casero.


Enfriamos en la nevera para que adquiera consistencia


Ahora preparamos el clásico dulce de membrillo con queso fresco.


Preparamos un pincho de membrillo con queso fresco


Aunque yo me orientaría más a probarlo junto a un pedazo de queso de oveja o cabra de la Sierra de Cádiz.


También podéis utilizar otros quesos más curados

16 comentarios:

  1. madre mia que rico!!!!! yo hice, y ya se termino, ahora toca volver a hacer con los membrillos que me quedan. bstos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Manoli, pues hala a hacer más dulce de membrillo! Yo voy a ver qué hago con los que me han sobrado por darle otra utilidad; ya estoy investigando, jeje. Besos.

      Eliminar
  2. Te ha quedado fabuloso y qué bien explicado. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecido Clara. Me encantan tus palabras y sobre todo espero que lo disfrutes. Un abrazo!

      Eliminar
  3. Que rico está el membrillo casero, verdad? y como tu dices, acompañado con un queso es un bocado divino!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bueno Eva, nunca lo había preparado y la verdad que está de lujo! Delicioso para cualquier momento del día.

      Muchas gracias. Bss.

      Eliminar
  4. Hola Alfonso, yo este año quería prepararlo pues nunca lo he hecho y me iban a regalar unos membrillos y aquí sigo esperando...me da a mi que se han olvidado de mi. Te ha quedado perfecto. A mi con queso fresco me gusta mucho de postre, pero con un buen queso de cabra ya sería lo más.
    Un besooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, a mí me han venido de sopetón y yo muy agradecido me los he quedado todos bien hermosos para esta receta y espero que para otra más que estoy pensando. A mí me ocurrió lo mismo el año pasado (lo de esperar) con una calabaza del campo de un amigo que nunca llegó porque creo que otro fue el beneficiario.

      En cuanto a cómo combinarlo tú lo has dicho guapa!!! El quesito de cabra ese junto con un pedacito de membrillo y pa´ qué queremos más
      :-D

      Un besote!

      Eliminar
  5. MMmmm esto es un vicio de lo bueno que esta, es un peligro tenerlo en la nevera. Que buenos recuerdos me trae esta receta, antes mi abuela todos los años nos regalaba un par de recipientes de estos, y nos los tomabamos a cucharadas, duraban un abrir y cerrar de ojos. Muy buen post Alfonso y que ganas de comer membrillo me ha entrado... Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas recetas son de las de antes, que requieren de un poquito de paciencia, y con cariño seguro que te saldrá igual de bueno que el de tu abuela (bueno, casi,,, jeje).

      Muchas gracias Álvaro, prepara varios tuppers para regalar porque si no tendrás la nevera con sobrecarga de membrillo por un tiempo! Un abrazo.

      Eliminar
  6. Me encanta el dulce de membrillo, y a pesar de tener plantados en la casa de campo nunca lo he preparado, así que me guardo tu receta que seguro que me va a encantar como queda, que se ve bien rico :)
    Me quedo por aquí que me gusta mucho todo lo que veo!
    Un abrazo y buen fin de semana :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido Raúl! Muchas gracias por tu visita y tu comentario. Sobre todo espero que si haces la receta la disfrutes a tope y que tengas familiares y amigos a los que poder ofrecerles alguna bandejita de carne de membrillo. Seguro que te lo agradecerán! Gracias de nuevo y un abrazo fuerte ;-)

      Eliminar
  7. Una ricetta deliziosa e originale, complimenti!!!!

    ResponderEliminar
  8. todos los años preparo mi dulce de membrillo y hay veces que congelo la pulpa ya cocida y preparo el dulce más adelante y el resultado es el mismo. Estupenda receta... un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O sea que eres una experta, jeje. Gracias por el comentario y me alegro que consigas resultados excelentes! Un abrazo

      Eliminar

Google+ Directo